FARC y ELN: ¿Paz por fin?/Enfin la paix?

Règles du forum
Soyez courtois ! / Recuerde ser cortés
Vous pouvez poster vos messages en espagnol / Puede publicar sus mensajes en español
Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

La hora y el momento

Message : #7491 Darloup
30 sept. 2016, 08:18

Por Emilia Sáez de Ibarra

El corazón se expande después de tantos años encogido. Es el respiro de satisfacción que se siente después de una mala noche, con la llegada de los primeros albores del nuevo día. El descanso de despertar de una pesadilla y encontrarse una mano amiga que nos abre las cortinas del horizonte cercano que nos invita a vivir.

Así estamos en estos días recientes, estrenando paz. Alejándonos de los disparates de la guerra. Intentando transitar por un camino difícil. Impresionante de dificultades: el Monte Everest de la paz. Alcanzado en la cima, símbolo de que las dificultades más imposibles pueden resolverse cuando hay voluntad. Como resolverá este pueblo colombiano, bendito y amado, los avatares que se presenten con el coraje que me recuerda al otro país donde vine a la vida, impetuoso y también amado, que supo cantar en la España de 1976 por la libertad y sin ira, la alegría de la transición: “Dicen los viejos que en este país hubo una guerra, que guardan aún el rencor de viejas deudas. /Que este país necesita palo largo y mano dura para evitar lo peor. /Pero yo solo he visto gente que sufre y calla, dolor y miedo. /Que solo pide vivir su vida sin mentiras y en paz”.

En estos primeros días de expectativa hay que reconocer la heroicidad de tantos colombianos que durante el largo y crudo invierno de la guerra, cargando con sus muertos, han sabido perdonar.

Y sobre todo, quiero rendir homenaje –pienso que esta es la hora y el mejor momento de un comienzo nuevo– simbolizado en el niño que nació durante la firma del acuerdo de paz en la Cartagena del Caribe, a tantos niños a los que les robamos el futuro, con el deseo de que sus vidas sean, como se merecen y tenemos la obligación de lograr, una fiesta en paz.

Fuente: http://www.elheraldo.co/columnas-de-opinion/la-hora-y-el-momento-288834
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

En el exterior no entienden el No

Message : #7492 Darloup
30 sept. 2016, 08:22

Por Humberto Mendieta

Unas horas antes de la firma del Acuerdo Final, el lunes al medio día un intenso aguacero tropical detuvo la mayoría de las actividades en Cartagena. Las agendas se limitaron a almuerzos oficiales y no oficiales. Y a extensas tertulias sobre lo que va a pasar en el país en estos años venideros. En esas charlas había pocas voces de dudas y muchas más de esperanzas. Debido al aguacero, entre los funcionarios de prensa de Presidencia de la República surgía una preocupación porque eran las dos de la tarde y lo que parecía una pequeña tormenta podría afectar la ceremonia de las cinco. Caía lluvia a raudales, de tal forma que el evento de la firma entre Santos y Timochenko estaba en riesgo de aguarse.

Mientras tanto, periodistas de todo el mundo trabajaban intensamente en la sala asignada para el oficio en el Museo Naval. Así que desde la una hasta las cuatro de la tarde se armaron, paralelo al trabajo de cada quien, innumerables conversaciones entre viejos amigos y colegas recién conocidos. Esos colegas representaban medios de todo el mundo y no obedecían a una corriente ideológica específica. Era periodistas y punto. Venían en representación de medios de comunicación españoles, argentinos, noruegos, norteamericanos, chinos, venezolanos, panameños, chilenos, salvadoreños, alemanes y de muchos otros países. En total, 1.435 periodistas se acreditaron para cubrir el evento, 40% de ellos eran extranjeros, es decir cerca de 570, lo cual demuestra la relevancia que tuvo la firma para el mundo.

Los comunicadores tenían detalles claros del conflicto armado colombiano. No solo de este, con las Farc, sino de las decenas de guerras que hemos tenido desde la fundación de la república. Sin duda se habían apuñalado en internet y con libros la historia de nuestra vergonzosa violencia. Preguntaban ávidos por detalles sobre los cuales había alguna duda, como fechas de periodos presidenciales y uno que otro hecho de la historia nacional, pero en términos generales, estaban bien ilustrados. No era para menos. Debían ser periodistas de quilates para ser enviados especiales desde sus países para cubrir este momento tan importante para Colombia y el hemisferio. Era duchos en el oficio. Tenían comparativos exactos de acuerdos de la misma naturaleza de otros países, y citaban con precisión todo lo que grupos disidentes habían logrado en otras naciones, como vicepresidencias, ministerios y centenares de curules en el Congreso. En fin, un petitorio que superaba con creces el de las Farc.

En las conversaciones surgían picos altos de análisis. Pero sobre todo una pregunta constante entre los colegas contertulios de esa tarde. Esa pregunta tuvo varias explicaciones. Una, que los opositores consideran que no se les aplica la debida justicia a quienes han matado, secuestrado, extorsionado, reclutado niños, negociado droga, en fin todos los delitos cometidos por las Farc.

Pero la pregunta de los periodistas extranjeros, que conocían de acuerdos en el mundo era unánime: ¿Por qué alguien se opone con tanta vehemencia al Acuerdo Final?

Fuente: http://www.elheraldo.co/columnas-de-opinion/en-el-exterior-no-entienden-el-no-288841
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

¿Qué se vota en el plebiscito y por qué?

Message : #7494 Darloup
02 oct. 2016, 04:57

Image
La jornada electoral será de 8 a.m. a 4 p.m.


Por Jorge Luis Cantillo Barrios

Este domingo los colombianos acudirán a las urnas para una cita histórica, la refrendación del Acuerdo Final de Paz suscrito por el Gobierno y las Farc en La Habana, el cual pone fin a 52 años de conflicto.

¿Apoya usted el Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera?

Con esta pregunta, que solo podrá responderse con un Sí o un No, los colombianos acudiremos este domingo 2 de octubre a las urnas, en la elección más importante de nuestra historia reciente, una que podría significar la terminación de 52 años de conflicto armado con las Farc.

De acuerdo con la Registraduría, hay 34.8 millones de personas aptas para votar en el plebiscito, de las cuales mínimo 4.536.992 (el 13% del censo electoral) deben decir Sí para que la refrendación sea valida.

Pero ¿qué es lo que se vota el domingo y por qué? Para resolver este cuestianamiento hay que remontarse a 2014, año en que el presidente Juan Manuel Santos buscaba su reelección. Como promesa de campaña, Santos aseguró que el resultado de la negociación con las Farc, que para ese entonces llevaba dos años en La Habana, sería sometido a refrendación popular.

“Los colombianos tendrán la última palabra”, prometió el Presidente.

Por lo tanto, el domingo cada ciudadano tendrá la posibilidad de reivindicar esa promesa votando Sí o No a las 297 páginas del Acuerdo Final, que tras casi cuatro años de discusiones, el 24 de agosto pasado, los jefes negociadores del Gobierno y las Farc, Humberto De La Calle y Luciano Marín Arango, ‘Iván Márquez’, presentaron ante el país y el mundo.

Estos puntos versan sobre una reforma rural integral, una ampliación del sistema democrático garantizando mayor participación política de sectores históricamente excluidos, el fin del conflicto armado gracias a la transformación de las Farc en un partido político, la solución al problema de las drogas ilícitas, el Sistema de Justicia Transicional que pretende velar por la reparación de las víctimas y los mecanismos para implementar lo pactado.

A las 4 p.m. de este domingo, hora en la que se cierra la votación, la voluntad de los colombianos se hará manifiesta. De ganar el Sí, entrará en vigor el acuerdo, continuará el calendario del desarme que pone a 180 días la fecha para que las Farc dejen definitivamente las armas y se activará el Acto Legislativo por la Paz con el que el Congreso transformará en leyes el acuerdo.

De ganar el No, lo pactado en La Habana queda sin efecto y deberá pensarse en una renegociación que según el Gobierno no es posible, pero que la oposición ha defendido como el camino hacia una verdadera paz.

Reforma rural integral: Transformación del campo

Este punto fue acordado el 26 de mayo de 2013 e Incluye aspectos como el acceso y uso de la tierra, en el que destaca la creación de un fondo de tierras para campesinos desposeídos y un plan masivo de formalización de la propiedad.

Además prevé la implementación de planes nacionales rurales para proveer bienes y servicios públicos en materia de infraestructura y adecuación de tierras, desarrollo social, estímulos a la productividad y programas de desarrollo con enfoque territorial.

La protagonista y beneficiaria principal es la familia campesina, sus tierras, sus territorios y sus organizaciones.

En este aparte del acuerdo se presta atención particular a las mujeres y a los campesinos víctimas del conflicto y se reconoce a la economía campesina como medio para superar la pobreza y lograr el bienestar en el campo.

Participación política: Apertura democrática

El 6 de noviembre de 2013 se anunció este punto que impulsa la participación de nuevas voces y la creación de partidos.

Asimismo, fortalece los mecanismos para promover la transparencia en los procesos electorales y una mayor participación en los mismos.

También incluye garantías para la oposición política, definiendo un estatuto de la oposición.

El acuerdo aclara que no solo habrán garantías para la oposición que ejercen partidos y movimientos políticos sino que incluye organizaciones y movimientos sociales y populares.

La movilización y la protesta también son contempladas y se resalta que su “práctica enriquece la inclusión política y forja una ciudadanía crítica dispuesta al diálogo social y a la construcción”.

Víctimas: Verdad, justicia, reparación y no repetición

Este aspecto se selló el 15 de diciembre de 2015 y fue el más largo de todo el proceso porque incluye el apartado de justicia transicional.

Contempla la creación de un sistema integral conformado por mecanismos judiciales y extrajudiciales para garantizar los derechos de las víctimas con verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición.

Uno de los aspectos clave es la Comisión de Esclarecimiento de la Verdad, un órgano temporal y de carácter extrajudicial.

Prevé además la unidad para la búsqueda de personas dadas como desaparecidas “por ocasión del conflicto armado”, medidas de reparación integral para la construcción de paz y la Jurisdicción Especial para la Paz, que juzgará los delitos de lesa humanidad y graves crímenes de guerra.

Todo este sistema integral se pondrá en marcha de forma coordinada con el fin de lograr la mayor satisfacción posible de los derechos de las víctimas, rendir cuentas por lo ocurrido, garantizar la seguridad jurídica de quienes participen en él, y contribuir a alcanzar la convivencia, la reconciliación, la no repetición, y la transición del conflicto armado a la paz.

Solución al problema de las drogas de uso ilícito

Fue anunciado el 16 de mayo de 2014, en él se abordó el problema de los cultivos ilícitos y se propuso una solución desde un enfoque de desarrollo rural.

El acuerdo reconoce que el narcotráfico ha servido de apalancamiento financiero del conflicto armado y convierte a las Farc en socio del Gobierno para luchar contra él.

En este punto se estipula la creación del Programa Nacional Integral de Sustitución y Desarrollo Alternativo.

Con este programa el Gobierno se compromete a avanzar en la sustitución de cultivos ilícitos, con programas de erradicación manual de los que deberán participar miembros de las Farc. Además de invertir en vías de acceso para facilitar la comercialización de estos nuevos productos.

Asimismo, establece que la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico será parte de una estrategia integral para desarticular y judicializar las redes de este delito en el territorio.

De igual manera, se busca fortalecer la lucha contra el lavado de activos en todos los sectores de la economía y establecer controles a la producción y tráfico de insumos para la producción de narcóticos.

Finalmente, el tema del consumo tendrá un enfoque de derechos humanos y salud pública para rehabilitar al consumidor.

Cese de hostilidades y dejación de armas: Fin del conflicto

Se dio a conocer desde La Habana el pasado 25 de agosto. Este punto trazó las líneas de acción en asuntos como el cese de hostilidades y la dejación de las armas por parte de las Farc con supervisión de la ONU y la comunidad internacional.

Con base en lo pactado, el 29 de agosto comenzó un alto al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo entre el Gobierno y las Farc.

Aquí también se aborda un cronograma de 180 días en el que las Farc se reunirán en las Zonas Veredales y Puntos de Transición y entregarán la totalidad de su armamento.

También se contempla el tránsito de la guerrilla: de la ilegalidad a la vida política. Para tal fin se les garantizarán 10 curules en el Congreso y una asignación del 90% de un SMLMV para sostenimiento por dos años a quienes se reincorporen.

Implementación, verificación y refrendación de lo pactado

Dado a conocer el 25 de agosto de 2016.

El Gobierno y las Farc escogieron como mecanismo de refrendación el plebiscito, que se celebrará este domingo 2 de octubre.

De ser aprobado por la ciudadanía se dará inicio a la implementación de todo lo acordado.

Para tal efecto habrá una Comisión de Seguimiento y Verificación que estará integrada por 3 representantes del Gobierno y 3 de las Farc o de su eventual partido político.

Con el fin de corroborar el estado de la implementación, se establecieron mecanismos y se solicitó a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) una Misión Política para verificar la reincorporación de las Farc.

Dentro de este punto hay un cronograma del primer año de implementación, que delimita las reformas que deben ser priorizadas para materializar lo pactado.

Plebiscito: Razones para votar Sí o no

Estos son los 5 argumentos más usados por los partidarios del Sí para defender su opción en el plebiscito:

1. Con el Acuerdo Final se dan por terminados 52 años de guerra en Colombia.
2. Las Farc van a desaparecer como un grupo armado y serán partido político.
3. Habrá reparación a las víctimas y justicia para todos los actores del conflicto.
4. La inversión en la guerra será usada para la educación y proyectos sociales.
5. Las reformas que traen los acuerdos son buenas para el campo y la política.

Estos son los 5 argumentos más usados por los partidarios del No para defender su opción en el plebiscito:

1. Habrá impunidad porque los cabecillas de las Farc no pagarán cárcel.
2. Se premia con 10 curules en el Congreso a los autores de delitos atroces.
3. Se le entrega el país a las Farc, las que impondrían un régimen castrochavista.
4. Las Farc no entregarán el dinero del narcotráfico, delito que sería amnistiable.
5. Se viola la Constitución al elevar el acuerdo a rango constitucional.

Fuente: http://www.elheraldo.co/politica/que-se-vota-en-el-plebiscito-y-por-que-289419
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

Message : #7495 Darloup
02 oct. 2016, 05:04

Por Catalina Ruiz-Navarro

El destino de un país como Colombia no puede definirse a punta de mentiras. No se entregarán tierras a las Farc, ni se expropiará nada a nadie, los acuerdos, de hecho, están llenos de protección a la propiedad privada. Solo se le dará al partido político que surja de las Farc 10 curules en el congreso durante dos períodos, porque no podemos pedirle a una guerrilla que deje las armas sin darles garantías de participación política (y más aún con el precedente del genocidio político de la Unión Patriótica). El “castrochavismo” no “se tomará” Colombia, un país de marcada centro derecha y en donde hasta los más pobres tienen una mentalidad capitalista. Tanto Castro (en sentido figurado) como Chávez están muertos, y sus fantasmas no llegarán en forma de pajaritos a incidir en la política nacional. No habrá impunidad, habrá justicia transicional, una que pone en el centro del problema a las víctimas. Finalmente, no se impondrá la “ideología de género” porque tal cosa no existe (el término es un invento de las ultraderechas, usado para justificar el machismo y la homofobia). Lo que el acuerdo tiene es una perspectiva de género transversal que permite entender que las víctimas del conflicto han sido afectadas de manera distinta en virtud de su género o sexo, y, además, la Constitución colombiana, desde 1991, tiene el mandato de no discriminar por raza, etnia, sexo, género u orientación sexual.

De todos los argumentos por el No, el único medianamente legítimo era que las Farc no habían tenido la humildad de pedir perdón por todo el daño que han hecho a este país. Pero este lunes, en la ceremonia de firma de los acuerdos en Cartagena, Rodrigo Londoño le pidió a las víctimas ese perdón tan necesario. Y para que no hubiese ambigüedades, este jueves, Iván Márquez dijo ante la comunidad de Bojayá que “el perdón es un asunto íntimo de la conciencia humana, que solo es dable en su absoluta dimensión salvadora y sanadora, si media la sinceridad y el arrepentimiento verdadero, que son dos poderosas razones que nos impulsan para tender nuestras manos de reconciliación al pueblo de Bojayá y hacia todas las personas de estas tierras de esperanza”.

Lo que está en juego mañana es el futuro de Colombia. Es la oportunidad de que la vida de los y las campesinas colombianas mejore, de que tengamos una democracia realmente participativa, de invertir en el campo, de fortalecer la libertad de prensa, la oportunidad de conocer un país que no conocemos, porque no tenemos acceso a muchos de sus territorios, y porque no conocemos la verdad de todos los crímenes y tragedias que marcan nuestra historia. Con votar sí, no se garantiza que todo esto se cumpla, pero se abre la oportunidad de construir un nuevo país; algo que no depende ni de las Farc ni del Gobierno, sino de cada uno de nosotros. El 85% de las víctimas del conflicto son campesinos pero solo el 15% de los colombianos que pueden votar viven en el campo. Quienes podemos ir a las urnas tenemos una obligación moral con esa Colombia que hemos negado históricamente, es un privilegio que también es un mandato de empatía con todas las personas (víctimas, soldados, campesinos, mujeres) cuyos cuerpos se han usado a mansalva como territorio para esta guerra. Yo quiero decirles a los colombianos de hoy, y a los de mañana, que hice todo lo posible para construir un país más justo y menos violento, un país menos cínico, un país en donde yo pueda soñar y exigir lo mejor para todos y todas, sin que me acusen de ingenua.

Fuente: http://www.elheraldo.co/columnas-de-opinion/si-289260
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

Sí puedo soñar con la paz

Message : #7504 Darloup
02 oct. 2016, 07:04

Por María Fernanda Matus

Llevo varios días con ganas de manifestar mis palabras. Trato de no ser romántica ni soñadora. Espero no manchar el texto con tonos cursis. Soy colombiana. No sé si esto lo sienten todos los seres humanos con su patria, pero me lleno de orgullo cuando digo que esta es mi tierra. Cuando me tomo una taza de café 100% colombiano. Cuando oigo las historias de mi abuela materna. Cuando piso el Pacífico y el Atlántico, ambos en mi tierra. Cuando el 31 de Diciembre escucho Faltan cinco pa’ las doce y me dan ganas de llorar. Cuando mi papá me cuenta todos sus sacrificios, su amor por Colombia y lo que le dolió abandonar su país.

Pensar en nuestra historia puede ser escalofriante. Está llena de injusticia, desigualdad, miedo y violencia. Llevamos 52 años en guerra. Fui víctima del conflicto armado. A mi tío lo mataron cuando era gobernador del Meta y no alcancé a conocerlo. También me arrebataron a mi papá. Lo amenazaron y tuvo que salir corriendo del país. Estuvo trece años sin pisar su tierra porque si venía lo mataban. Crecí sin mi papá. La guerra me lo quitó por varios años.

El acuerdo es imperfecto pero necesario para construir un camino menos violento, una alternativa diferente. La guerra nunca será la solución. Eso ya lo entendemos todos los colombianos. Llegó el momento que todos deseamos, en algo coincidimos los del Sí y los del No: estamos cansados, queremos que termine la guerra.

Nuestros ideales políticos deben pasar a un segundo plano. Este acuerdo no es de Santos ni de Uribe, este acuerdo es de Colombia; de sus víctimas, de nuestros jóvenes y niños, de todos los colombianos. Es la única oportunidad que tenemos en el presente para empezar a cimentar un futuro digno y real. Negociar otro acuerdo puede demorar años o décadas, tal vez no llegue a concretarse. No me voy a arriesgar a seguir en medio de la guerra. Ese No lo tengo claro.

La paz no es el acuerdo que se pactó en La Habana, ni tampoco la victoria del Sí (en el caso que gane). Es el primer paso. El solo hecho de que las Farc se desarme ya es un gran logro.

La violencia es injusta, después de tanto caos, la paz no puede ser perfecta aunque queramos que así sea. Sin embargo, dentro de la imper-fección aparece la exigencia de la verdad, esa que es necesaria en nuestra historia, esa que merecen las víctimas, esa que es más valiosa que una cadena perpetua llena de mentiras, esa que le apuesta a un país más justo en el futuro, esa a la que le tiene tanto miedo Álvaro Uribe Vélez.

Debemos salir a votar y comenzar a construir nuestro futuro. Es el voto más importante en nuestra historia contemporánea. Decidan lo que decidan es nuestro deber salir a votar. Los del Sí y los del No tenemos que pronunciarnos en las urnas.

Votaré Sí en el plebiscito porque creo en la paz, porque tengo derecho a soñar con un futuro diferente, porque estoy enamorada de mi país y creo que es posible, porque quiero que mis hermanos de cinco años sientan tranquilidad, no vivan la angustia que sentí en mi adolescencia y puedan visitar el país de su familia al lado de mi papá, porque los campesinos merecen volver a sus tierras, porque las armas no lograron acabar con este cáncer que nos consume, porque no aguanto más odio y destrucción, porque merecemos saber la verdad para reparar y no repetir jamás, porque nuestros jóvenes y niños deben estar al lado de su familia y no en un combate sin sentido, porque la guerra trae más pobreza y desigualdad, porque Colombia se merece esta oportunidad.

Me siento orgullosa de ser colombiana y vivir este momento histórico. A pesar de todo el dolor: Colombia es mi tierra, no existe lugar más bello que la patria.

Fuente: http://www.elheraldo.co/columnas-de-opinion/si-puedo-sonar-con-la-paz-289560
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

Y después del plebiscito, ¿qué?

Message : #7499 Darloup
02 oct. 2016, 07:09

Image
Santos se saluda con ‘Timochenko’, jefe de las Farc, en la firma del Acuerdo Final.


Por Óscar Montes

De lo que pase hoy dependerá la suerte del presidente Juan Manuel Santos y también de su máximo contradictor, Álvaro Uribe, cabeza visible de la oposición.

El resultado del Plebiscito de la Paz cambiará el panorama político nacional. El triunfo del Sí significaría el surgimiento de una gran alianza política, que actuaría bajo la batuta del presidente Juan Manuel Santos. Se trataría de la gran coalición de la paz, de la que harían parte el liberalismo, La U, Cambio Radical, sectores del conservatismo y de la izquierda democrática –entre ellos el Polo y los verdes– y muy seguramente el sector menos radical del partido político que surja de la desmovilización de las Farc.

Esta nueva fuerza política –que podría llamarse “la alianza habanera”– estaría compuesta por los partidos y movimientos políticos que respaldaron la negociación del Gobierno con las Farc en La Habana. Se trataría –sin duda– de una coalición con un gran músculo electoral y con reales posibilidades de éxito en las elecciones presidenciales de 2018, que será la verdadera prueba de fuego que deberán superar los ganadores del domingo.

Pero la fuerza electoral estará determinada, en buena medida, por la contundencia del triunfo del Sí. Una victoria por estrecho margen no solo compromete la gobernabilidad de Santos en los últimos años de su segundo mandato, sino que lo vuelve vulnerable ante una oposición fortalecida. Si a ello se suma un precario respaldo a su gestión, entonces el escenario que surgiría sería el de un presidente débil y con poco margen de maniobra.

En contraste con el anterior escenario, un triunfo contundente del Sí –como indican algunas encuestas– fortalece a Santos y blinda de forma automática los acuerdos de La Habana. Pero –sobre todo– un triunfo inobjetable del Sí garantiza un tránsito expedito por el Congreso de la República de todas las iniciativas que permitan la implementación del Acuerdo Final. Es decir, en lugar de transitar por un camino tortuoso, las nuevas normas lo harán por autopistas de seis carriles y sin semáforos que se interpongan en su camino.

El triunfo del No –por su parte– fortalece la figura de Álvaro Uribe, quien terminó siendo la cara representativa de aquellos que se oponen a los diálogos con las Farc y a su refrendación mediante el Plebiscito.

Uribe fue el abanderado de la oposición a Santos, mientras que los sectores opositores tradicionales –como el Polo– terminó sumándose a la causa de la paz, aunque con múltiples y profundas diferencias políticas con Santos. Uribe se convirtió en el referente del No, puesto que si bien es cierto que no todos los que respaldan el No son uribistas, todos los uribistas respaldan el No.

Al igual que sucede con un triunfo del Sí, en caso de ganar el No su éxito debe ser contundente, pues hacerlo por estrecho margen limitaría el juego político del ex presidente, tanto en el Congreso como ante la opinión pública, que terminaría viéndolo como un ganador sin suficiente fortaleza.

Pero un triunfo estrecho del No también compromete el futuro político-electoral de Uribe, cuya gran apuesta son las presidenciales de 2018, donde deberá enfrentarse a la “Alianza habanera”, cuya maquinaria está siendo engrasada, a todo vapor, con miras a tener un candidato presidencial que permita la continuidad de todo lo pactado en La Habana. Contrario a lo que dicen algunos analistas, la derrota del No está lejos de significar la desaparición de Uribe del escenario de la política nacional. Todo lo contrario: arreciará sus críticas y reparos al proceso de paz con las Farc y continuará su crítica feroz al presidente Santos. Uribe encarnaría la oposición, ante la conversión de la izquierda democrática al santismo.

De otra parte, el silencio estratégico del vicepresidente Germán Vargas Lleras –que optó por no meterse de lleno en la campaña por el Sí– podría pasarle una costosa cuenta de cobro en términos electorales y políticos. Resulta curioso que Vargas –acostumbrado a tomar posiciones, aunque sean impopulares– haya preferido el camino de quedarse callado, cuando sus múltiples seguidores esperaban oír su voz, sea por el Sí –como se lo recomendó el Presidente Santos– o por el No, como le aconsejan amigos y allegados.

El otro escenario que podría darse este domingo es que la votación no supere el umbral del 13%, en cuyo caso ninguno de los dos ganaría. Punto. No gana el Sí –que por pura conveniencia política logró bajar el umbral a su mínima expresión–, pero tampoco gana el No, puesto que quedar por debajo del precario umbral establecido, quiere decir que la votación uribista está muy distante de lo que el Centro Democrático cree tener.

Triunfo del Sí: Nobel de Paz para Santos

Juan Manuel Santos se puso la camiseta del Sí de frente y sin tapujos, hasta el punto de que le dio a la campaña un perfil electoral cuyo principal fin es la derrota de Álvaro Uribe. A Santos le interesa que gane el Sí, pero mucho más le interesa derrotar a Uribe. Poco a poco el Jefe del Estado fue colocando las piezas que faltaban en el rompecabezas de la paz y ninguna quedó al azar. Desde el fallo de la Corte Constitucional, que declaró exequible el plebiscito, hasta la elaboración de la pregunta de la consulta popular, todo pasó por las manos de Santos, quien se ocupó hasta de los pequeños detalles. Santos pasa la factura de la paz lograda con las Farc a quienes en Colombia dudaron de que sería posible alcanzarla, pero también continúa moviendo los hilos del lobby internacional para que su nombre sea incluido dentro de la selecta lista de aspirantes al Premio Nobel de Paz. Nada queda al azar cuando de lo que se trata es de pasar el capítulo de terror que significó la presencia de las Farc como grupo armado ilegal durante más de 50 años. Santos logró lo que ninguno de sus antecesores pudo alcanzar y ello le permite pasar a la historia como el presidente que logró la paz con las Farc. Este domingo se sabrá si cumplió ese propósito por goleada, por tiros desde el punto penal, o peor: si perdió el partido.

Derrota del No: el peor golpe político para Álvaro Uribe Vélez

Antes de asumir las banderas del No en el Plebiscito de la Paz, Álvaro Uribe estuvo a punto de llamar a todos sus seguidores a la abstención, es decir a no participar de la elección de este 2 de octubre. En otras palabras: a arroparse con la bandera de la abstención, que tradicionalmente supera el 67 por ciento. Al final desistió en ese propósito y optó por ser el abanderado del No, decisión que terminó estimulando el “antiuribismo” nacional, que es tan fuerte como el propio “prouribismo”. La figura de Uribe terminó polarizando la campaña plebiscitaria y motivando a quienes “no les gusta el Acuerdo Final”, pero tampoco los trasnocha Uribe. ¿Qué hubiera pasado con un buen número de votantes si Uribe no se lanza al ruedo del Plebiscito? ¿Qué pasa si el No uribista pierde por poco margen ante el Sí santista? Uribe tiene claro que el triunfo del Sí es –sobre todo– el triunfo de Santos y sabe perfectamente que ese resultado condiciona la escogencia de su candidato presidencial de 2018. El plebiscito cuenta, claro, pero la mira está puesta en escoger al sucesor de Juan Manuel Santos.

Triunfo del Sí: “Se vive, se siente, De la Calle Presidente”

De los posibles candidatos presidenciales de la “gran alianza de la paz”, a la que también podríamos llamar, la “coalición habanera”, el único que logra aglutinar a todos es Humberto De la Calle. El exvicepresidente de Ernesto Samper –cargo al que renunció por cuenta del proceso 8.000– gana todas las encuestas internas y ninguno de sus posibles contendores significa una real amenaza para sus aspiraciones, en caso de estas existan. De la Calle supera por amplio margen al ministro Juan Fernando Cristo –posible aspirante liberal–, a Roy Barreras –eventual precandidato de la U– y a Luis Fernando Velasco, expresidente del Senado, entre otros. De la Calle le garantiza a Santos la plena y absoluta continuidad al proceso de paz con las Farc, que terminó siendo la gran apuesta del mandatario. Nadie mejor para defender el legado de Santos –en lo que tiene que ver con la negociación con las Farc– que quien estuvo en su representación en la mesa de negociación.

El nombre de Humberto De la Calle también es de buen recibo entre los negociadores de la contraparte, que de tanto “lidiarlos” en Caracas, Tlaxcala y en La Habana, terminaron conociéndolo muy bien. Una vez superado el asunto del plebiscito, De la Calle deberá ocuparse de sus futuras aspiraciones políticas, entre ellas la de ser o no candidato presidencial. Un triunfo del SÍ lo pondría de primero en el partidor de la llamada Alianza Política de la Paz. Aunque se siente abrumado por tantas atenciones, ya empezó a escuchar el estribillo de “Se vive, se siente, De la Calle Presidente”, y ello –por más que no quiera– terminará por calentarle los oídos.

Vicepresidente Vargas Lleras, Sí pero No

Termina la campaña plebiscitaria y el vicepresidente, Germán Vargas Lleras, no se puso la paloma de la paz en la solapa del vestido. Pero ello no significa que no apoye la negociación con las Farc, o algo peor: que sea enemigo de la paz, como sostienen sus contradictores políticos. Vargas Lleras no se metió de lleno en la campaña del SÍ, entre otras razones, porque no quiso tener de jefe al expresidente César Gaviria, uno de sus principales malquerientes.

Para nadie es un secreto que Vargas Lleras y Gaviria cada día se soportan menos. Pero el Vicepresidente tampoco fue el abanderado del No, aunque ganas no le faltaron. Mantuvo su lealtad al presidente y cuando fue requerido aportó sus ideas. Aunque ese Sí pero No terminó mostrándolo como tibio ante la opinión pública, lo cierto es que ello le permitirá convertirse en uno de los factores decisivos en las presidenciales de 2018, pues podrá tener acercamientos con todos los sectores de la política local o nacional. El riesgo de Vargas Lleras al asumir esas posiciones “tibias” es que su imagen de hombre de carácter fuerte se desdibuje y termine convertido en el candidato: ni ni, ni lo uno ni lo otro, como sucede con otro eventual candidato presidencial, el exalcalde de Medellín y exgobernador de Antioquia, Sergio Fajardo.

Fuente: http://www.elheraldo.co/politica/analisis-ley-del-montes-y-despues-del-plebiscito-que-289590
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

A votar con libertad y conciencia

Message : #7500 Darloup
02 oct. 2016, 07:28

Image


Lo que decidan hoy los ciudadanos tendrá consecuencias en nuestro destino como Nación. Por eso resulta de suma importancia no solo que haya una votación masiva, sino también, que el voto sea libre y consciente.

Se acabaron los sesudos debates, las correrías políticas, los esfuerzos pedagógicos y las vehementes discusiones callejeras que han tenido ocupado al país en las últimas semanas por cuenta del plebiscito sobre el acuerdo de paz con las Farc. Ha llegado, por fin, la hora de la verdad. Los colombianos dirán hoy su última palabra –más bien su última sílaba: Sí o No– sobre el documento de casi 300 páginas que las delegaciones del Gobierno y la guerrilla tejieron durante cuatro años de intensas negociaciones en La Habana.

A las urnas están convocados 34,8 millones de ciudadanos. Sería ingenuo suponer que todos van a ejercer el derecho de voto que les otorga la Constitución. La historia electoral colombiana evidencia una alta tendencia a la abstención, que es especialmente acusada en la Región Caribe. A ello se suma que, en este caso, nos encontramos ante una convocatoria singular, en la que las maquinarias políticas tradicionales no se juegan curules y, por tanto, se sienten menos compelidas a engrasar al máximo su capacidad de movilización.

Pese a todo, confiamos en que la trascendencia de lo que hoy nos jugamos como país mueva la conciencia ciudadana y propicie una participación elevada en la histórica cita con las urnas.

Lo que decidan los ciudadanos, en un sentido u otro, tendrá indudables repercusiones en nuestro destino como Nación. Por eso resulta de suma importancia no solo que haya una votación masiva, sino, también, que el voto se deposite en libertad y a conciencia.

Nos hallamos ante el primer plebiscito que se celebra en Colombia desde 1957. Este tipo particular de consulta solo permite al ciudadano un pronunciamiento binario, sin matices, entre dos opciones categóricas. Estamos convencidos de que muchos partidarios de las dos opciones aún albergan reparos y dudas, pero hoy ya no habrá lugar para las tonalidades argumentales: habrá que elegir entre el Sí y el No, porque así lo establece el modelo de consulta seleccionado.

Ahora bien: el debate público no cesará, ni mucho menos, cuando se conozca el resultado del plebiscito. Vendrán de inmediato otras discusiones, ya sea sobre la forma de implementar el acuerdo con las Farc, en el caso de que gane el Sí, o sobre cómo reconducir lo andado, si triunfa el No.

Desde EL HERALDO hacemos un llamado a la concordia y a la fraternidad de los colombianos tanto en el desarrollo del plebiscito como en las discusiones que se abran a partir de esta misma tarde, una vez trascienda el resultado de la consulta.

Más allá de sus discrepancias sobre el acuerdo firmado en La Habana, tanto los defensores del Sí como los del No dicen anhelar la paz en Colombia. La etapa que se abre hoy con el plebiscito será una magnífica oportunidad para predicar con el ejemplo.


Fuente: http://www.elheraldo.co/editorial/votar-con-libertad-y-conciencia-289653
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

Fin a la guerra

Message : #7501 Darloup
02 oct. 2016, 07:42

Por Claudia Ayola

A la hora que usted tiene este texto en sus manos, seguramente ya habrá decidido su voto por el plebiscito. Si su voto es No, al menos no lo haga motivado por los argumentos mentirosos que han dado. Todo eso que se han inventado a falta de razones. Cuando camine a su lugar de votación pregúntese de dónde sacó las razones para conducir a este país a una guerra sin retorno. Piense si estará dispuesto a mandar a sus hijos a los campos de batalla. Tenga la decencia de hacerlo. Fuera de toda crítica al acuerdo de paz, esa es la mejor fórmula para tomar la decisión de hoy. No hay que ser erudito para comprenderlo. Es solo una posición ética. Tengo un hijo que no irá la guerra. Tendría que pasar sobre mi cadáver para ponerse un uniforme y un fúsil, por la causa que sea. No se lo ofreceré a un monte oscuro para que sea masacrado como si no tuviese madre. Mi hijo lo parí para la vida. Quiero que use su fuerza para criar a sus hijos si desea tenerlos, para agarrar un bate y lanzar una bola, para sostener un libro, para cualquier cosa que lo haga feliz, pero jamás para empuñar un arma que le quite la vida a otro como él. Jamás para que otro como él se la quite a él.

Si usted va camino al puesto de votación con un No en la cabeza, vaya dispuesto a mandar a su hijo, pero no al hijo de otra. Mande al suyo. Enlístelo al día siguiente, entrégueselo al demonio suelto de la guerra que le quita la vida a los inocentes. Rece por él en las noches frías, para que siga con vida, para que la maleza no se lo haya tragado lleno de sangre, agonizante, con frío y con miedo. Espérelo después de un combate y cruce los dedos para que los muertos sean otros.

No cuente con mi hijo para su soberbia. Si usted no es capaz de perdonar, no cuente con mi hijo para su venganza. No incentive una guerra con los hijos de las mujeres pobres, esos muchachos de los barrios que terminan de pendejos poniendo sus pechos para tragarse las balas que no le llegan a los muchachos ricos.

Y usted, en lugar de quedarse en un sofá asistiendo al conflicto armado desde un canal de televisión que musicaliza las entrega de los secuestrados, vaya a lidiar con la ponzoña de los animales del monte. Levante su trasero de la comodidad que lo habita en esa idea de seguridad que destilan las ciudades en Colombia y esa ceguera sobre un campo desvalijado por la guerra, que se llevó el orgullo de muchas mujeres inocentes o convirtió cuerpos de niñas en premios de batalla.

Esta guerra, la que pretendemos ponerle fin hoy, lleva más de 50 años sin dejar un ganador. Ninguno de los dos bandos derribó al otro. Nadie se venció en medio siglo. La salida militar más arrasadora no le dio la victoria a nadie. Bombarderos aquí y allá, atentados aquí y allá, emboscadas aquí y allá, y solo el sufrimiento de la gente. Nada más. Solo el sufrimiento y la desesperanza de la tierra arrasada por las balas que enriquecen a los que se lucran del negocio del espanto. Hoy somos nosotros, los civiles, los que podemos ponerle fin.

Fuente: http://www.elheraldo.co/columnas-de-opinion/fin-la-guerra-289629
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

¿Qué sigue?

Message : #7502 Darloup
02 oct. 2016, 07:52

Por Rudolf Hommes

En el artículo que escribí para el diario El Tiempo publicado esta semana hice el ejercicio imaginario de ponerme en los zapatos de otros colombianos para entender cómo los afectaría mi voto por el Sí y si este recibe el mayor número de votos. Es una forma de ser menos subjetivo en las motivaciones para votar y de entender el alcance del voto (‘En el lugar del otro’, octubre 2, 2016). La mayoría de los personajes que imaginé se beneficiarían con el Sí, son víctimas o gente sencilla.

Por el contrario, si hago el mismo ejercicio con el No, ellos salen perdiendo. La señora que ha sido víctima de los violentos en Montes de María vuelve a quedar expuesta a la barbarie y el abuso. El policía corre mayor riesgo de que lo maten antes de pensionarse. La madre de los niños adolescentes no puede brindarles una esperanza sobre el futuro. El desplazado que mal vive en Cazucá no tiene la opción de escoger entre volver al campo o quedarse en Bogotá. El guerrillero seguirá en el monte y su papá continuará temiendo por la suerte de sus otros dos muchachos. El ganadero de Córdoba ya no tendrá que encaletar sus armas porque todo va a quedar igual. El piloto de la fuerza aérea va a seguir asustando civiles con su Kafir. Y el ex procurador pasará a competir con los que se postulan como candidatos del Centro Democrático a la Presidencia, entre los que figura un nuevo Uribito a la delantera.

Si gana el No, se debilitaría la candidatura de Humberto de la Calle, que es el oponente que más molesta a Germán Vargas. Sergio Fajardo, que le pisa los talones, también saldría perjudicado por haberse comprometido a fondo con la paz. Esto dejaría a Vargas sin grandes contrincantes, aunque proliferarán otros candidatos de diversas afiliaciones y de izquierda. Uribe se podrá adjudicar el liderato de una mayoría que quizás no le dure si se despeja el camino para la candidatura de Germán Vargas, uno de los que más se beneficiaría con un triunfo del No.

El No probablemente atraiga una nutrida votación. Aunque pierdan, estos votantes se congregarían alrededor de Uribe. Si se confirma que él ya tiene candidato, desertarán personajes como Martha Lucía Ramírez que puede ser candidata conservadora, y otros. Por el liberalismo se postularía De la Calle, sin el apoyo de Ernesto Samper que ya descalificó esta candidatura. El principal candidato de izquierda sería Petro, pero no va a ser el único. Sergio Fajardo será el candidato que represente el cambio y canalice cierto descontento intelectual. Puede ser una opción interesante por ser el más joven de los viejos, si no surge alguien nuevo.

Este panorama electoral no es radicalmente distinto del que surgiría si gana el No. Cambiarían las circunstancias y las probabilidades, pero no los personajes. Sin embargo, el ambiente de compromiso y renovación que se ha creado alrededor del Sí puede ser muy propicio para que surja alguien nuevo, menor de cincuenta años, que traiga aire fresco, galvanice a la opinión pública y de una sorpresa. Esa posibilidad de cambiar la política es razón poderosa para votar Sí.

Fuente: http://www.elheraldo.co/columnas-de-opinion/que-sigue-289631
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

Dormir en paz

Message : #7503 Darloup
02 oct. 2016, 07:58

Por Javier Ortiz Cassiani

Alguien dijo que lo más terrible de la peste del insomnio en la novela Cien años de soledad no era la falta de sueño, sino que al no poder dormir tampoco se podía soñar. Ha sido tan traumático el proceso de imaginar nuestra nación; tan difícil, violenta y azarosa la construcción de símbolos con los cuales todos los colombianos se sientan identificados, que nos aferramos a cualquier posibilidad de soñar.

Entonces contamos los goles y las asistencias de los futbolistas colombianos en el extranjero, volvemos tema de comentario un rumor infundado sobre el supuesto interés del Club Barcelona por un jugador del país, celebramos la nominación a premios internacionales de películas colombianas que ni siquiera hemos visto, y pasamos de putear a Nairo Quintana porque no ganó el Tour de Francia, a hablar de humildad, coraje, tesón, hambre de gloria, y cualquier otra sarta de lugares comunes por haber ganado la Vuelta a España.

Habría que ser demasiado majadero para no reconocer que el proceso de paz que terminó con los acuerdos firmados entre el Gobierno y las Farc, una guerrilla en la que hasta hace pocos años sus comandantes morían de viejos y no en combates, es el más sistemático de todos los que se han llevado a cabo con los actores del conflicto en el país. Nosotros, que vivimos buscando pretexto para soñar, estamos, sin duda, ante un gran opción para hacerlo.

Por supuesto que se pueden tener diferencias sustanciales con el Acuerdo Final. En lo que a mí respecta lo que está consignado allí no soluciona el problema del campo colombiano, y no porque no refleje la construcción de un modelo agroindustrial con alta tecnificación como piensan algunos, sino porque sigue sin resolver algo más básico, pero por lo que nos hemos estado matando desde hace casi doscientos años: la inequidad en la administración de la tierra.

Tampoco creo que el acuerdo sea virtuoso en el manejo de situaciones que necesitan de la perspectiva del enfoque diferencial étnico o de la perspectiva de género y el reconocimiento a la diversidad sexual. En algunas ocasiones la mención de lo anterior parece la simple formalidad y exigencia que demandan los tiempos actuales de utilizar un lenguaje políticamente correcto.

Pero, créanme, estoy totalmente convencido de que no es con un acuerdo desarrollado desde la visión del uribismo caballista, acaparador de tierras a cualquier precio, homofóbico y racista, con el que vamos a encontrar la solución. Es una paradoja: los primeros que dijeron que las Farc no eran más que una horda de terroristas, bandoleros, narcotraficantes y asesinos que no representaban ninguna opción política para el país, son los mismos que ahora exigen que con el acuerdo con este grupo se solucionen todos los problemas de la nación.

“Aquí lo que no hay es que morirse”, dice un dicho popular cubano; aquí lo que hay es que dejarse de matar, diría yo. El sonido de las bombas y las balas tampoco nos han dejado dormir en paz, quizá lo único que necesitamos es que se callen, para empezar a soñar.

Fuente: http://www.elheraldo.co/columnas-de-opinion/dormir-en-paz-289556
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

Por un ‘Sí’, por un ‘No’

Message : #7496 Darloup
03 oct. 2016, 05:13

Por Thierry Ways

Imaginemos una escala del 1 al 10 para medir el apoyo al acuerdo con las Farc, en la que 1 es el rechazo categórico, y 10 el ‘Sí’ incondicional. Apuesto que la mayoría de los colombianos estaríamos en algún punto entre el 4 y el 6. Pocos estarían en los extremos; casi todos unos pasos más acá o más allá de la línea imaginaria que atraviesa el 5.

Sin embargo, el ambiente de los últimos meses indicaría otra cosa. Ha habido amistades rotas, temas vedados, domingos familiares arruinados, eliminaciones masivas de contactos en Facebook. Todo por un ‘No’. O por un ‘Sí’.

Cuánta hostilidad innecesaria. La verdad es que lo que nos separa es poco y es mucho más en lo que estamos de acuerdo. Hemos caído en la trampa de una polarización que no es real.

La mayoría de nosotros no desea cambiar el modelo económico del país. A todos nos preocupa la calidad de la justicia en Colombia. Todos abogamos por un mejor sistema educativo. Compartimos un igual desprecio por la corrupción. Muchos defendemos la existencia de una red social que ayude a los compatriotas desfavorecidos por la pobreza o los que estén pasando apuros. Y a la mayoría nos repugnan los crímenes de la guerrilla, los narcos, los paras y el Estado.

Por esas coincidencias que nos acercan, desconfío de la honestidad intelectual de quien diga que no se la ha pasado por la cabeza, por lo menos una vez, cambiar de posición. “Quizá haya enemigos de mis opiniones —dijo alguna vez Borges—, pero yo mismo, si espero un rato, puedo ser también enemigo de mis opiniones”. A veces, varias veces al día. Se despierta uno optimista pensando que ‘Sí’, durante la introspección líquida de la ducha se convence del ‘No’, el aroma del primer café de la mañana le sugiere suavemente un ‘Sí’ y el trancón frente al semáforo camino al trabajo lo devuelve al ‘No’. Se equivocó aquel senador que nos tildó de esquizofrénicos: el diagnóstico apropiado era bipolares.

Me dijo mi amigo A.C., quien defiende el ‘Sí’ y a quien le gusta artillar con jerga técnica sus atinadas intuiciones, que “todos estamos a menos de un sigma de todos los demás”. Quiso decir, con un préstamo del lenguaje estadístico, que la variación en nuestros pareceres es baja: la mayoría estamos reunidos en la sombra cerca al centro del espectro de opinión, lejos del calor de los extremos. Pero el engendro binario del plebiscito nos divide en dos, justo por ese centro donde estamos concentrados. Nos ubica en el mismo campo del extremista que está “de nuestro lado”, así estemos mucho más cerca del “opositor” que tenemos al frente. Tan cerca que podríamos darle la mano.

‘Por un sí, por un no’ se llama una obra teatral de Nathalie Sarraute en la que dos amigos de toda la vida se enemistan por un detalle insignificante, la entonación de una sílaba en una conversación. No permitamos que nos pase lo mismo. El domingo, cuando todo haya concluido y —ojalá— los enigmáticos hackers hayan permitido que los ábacos de la Registraduría tabulen la distancia porcentual entre nuestras incertidumbres paralelas, recordemos que nuestros puntos en común son más numerosos y más importantes que nuestras diferencias.

Y el lunes a levantarnos temprano a trabajar, que este país no se va a arreglar solo.

Fuente: http://www.elheraldo.co/columnas-de-opinion/por-un-si-por-un-no-289262
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

Sí debe sacar 4,5 millones mínimo

Message : #7498 Darloup
03 oct. 2016, 05:59

Image
El Congreso se prepara para legislar un gran paquete de reformas en caso de que el plebiscito por la paz sea aprobado por los colombianos.


Por Brillith Obregón

La ley 1806 de 2016 estableció las reglas para que el mecanismo que refrenda el Acuerdo Final de Paz sea aprobado por los ciudadanos.

De los 34 millones 899 mil 945 colombianos que componen el censo electoral vigente para el plebiscito de hoy, se requiere que por lo menos 4.536.992 voten a favor del Sí para refrendar lo acordado con las Farc.

Así lo estableció la ley estatutaria que regula este plebiscito en particular, ley 1806 de 2016, en su articulo 1º que reza: “Se entenderá que la ciudadanía aprueba este plebiscito en caso de que la votación por el Sí obtenga una cantidad de votos mayor al 13% del censo electoral vigente y supere los votos depositados por el No”.

Ahora bien, lo segundo que contempla la ley es que esos votos favorables a la pregunta del plebiscito deben compararse con los obtenidos por el No y superarlos en cantidad.

Al respecto, Juan Carlos Galindo, registrador Nacional, explicó que “el Sí gana si pasa el umbral y supera al No en votos.”.

Galindo manifestó que este puede llegar a ser un tema complejo de asimilar, así que “otra manera de entenderlo es asemejarlo a una inscripción de una persona a una carrera universitaria”.

“Un estudiante se postula en una universidad y es admitido en una carrera universitaria, acá es el equivalente a que el plebiscito supere el umbral de aprobación”, señaló.

“Pero luego, el estudiante debe prepararse para ganar los parciales. Asimismo, el plebiscito debe superar los votos del No”, puntualizó.

Los resultados

De ganar el Sí, el pueblo colombiano le estaría dando su voto de confianza al Gobierno, pero si ocurre lo contrario, el presidente deberá respetar la decisión de la mayoría de los votantes y no continuar con lo convenido.

En caso de que ambas opciones obtengan un mismo numero de votos, el plebiscito no sería aprobado.

Umbral aprobatorio y umbral de participación. Entre estos dos umbrales existen importantes diferencias.

Por un lado, el de participación exige que a una votación acudan un mínimo determinado de personas, sin importar por qué opción votan, para que lo aprobado tenga efectos.

Por su parte, el de aprobación exige un número mínimo de votos a favor de la iniciativa que se está votando.

La decisión de implementar el de aprobación en lugar del de participación para este plebiscito recibió muchas criticas cuando se anunció.

Sin embargo, el presidente del Consejo de Estado, Danilo Rojas, quien dio su concepto favorable al respecto, manifestó en su momento que el umbral de aceptación de un plebiscito es del 50% del censo electoral, lo cual es “francamente desmesurado”.

Asimismo, sostuvo que en materia de justicia transicional, la Organización de las Naciones Unidas ha aceptado, tradicionalmente, en materia de refrendación en procesos de justicia transicional “el mínimo de participación”.

Por su parte, el presidente del Congreso, Mauricio Lizcano, afirmó que cuando hay umbrales muy altos la gente no sale a votar, para jugar con la abstención.

Labor del Congreso

Si la decisión final de los colombianos es aprobar el plebiscito, el Congreso se prepara para tramitar un amplio paquete legislativo que permitiría la aplicación de lo acordado en La Habana.

Al respecto, Armando Benedetti, senador por el partido de la U, manifestó que al Congreso “le espera una ardua labor para legislar todo lo necesario” porque “hay aproximadamente 4 reformas constitucionales y un paquete de más o menos 30 proyectos de ley que se nos vienen”.


Fuente: http://www.elheraldo.co/nacional/si-debe-sacar-45-millones-minimo-289651
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

El plebiscito ganó el No

Message : #7505 Darloup
03 oct. 2016, 07:36

Image
El presidente Juan Manuel Santos con el equipo negociador del Gobierno en La Habana y algunos de sus ministros, anoche desde el Palacio de Nariño.


Por Jorge Cantillo Barrios

El presidente hizo un llamado a un diálogo con las fuerzas políticas para continuar la búsqueda de una salida negociada al conflicto con las Farc.

Y en el plebiscito ganó el No. Las reglas estaban claras, el Sí debía superar un umbral de aprobación de 4.5 millones de votos y ganar por mayoría simple para que el Acuerdo Final de Paz pactado entre el Gobierno y las Farc en La Habana fuera refrendado.

Lo primero pasó, lo segundo no. Un margen de 0.43% (56.240 votos) de diferencia inclinó la balanza a favor del No, que obtuvo 6.431.191 votos, el 50,21% de la votación total. El Sí por su parte se hizo con 6.374.951 votos, lo que equivale al 49,8% de los sufragios.

Polarización, esa fue la fotografía que quedó después de unas elecciones atípicas en las que un invitado atípico, el Huracán Matthew, también se hizo presente para jugar un rol importante.

De acuerdo con la Misión de Observación Electoral (MOE), un 12% del censo electoral, aproximadamente 4 millones de potenciales votantes, se vieron afectados por el factor climático, que terminó impactando 735 (7%) de los puestos de votación a nivel nacional, la mayoría en la región Caribe.

Como Matthew, la abtensión también tuvo un rol, ya que alcanzó el 62,5%, superando el 52.03% que se registró en la segunda vuelta presidencial y el arrojado por las elecciones regionales del año pasado que estuvo en el margen de 40%.

La lluvia fue la constante en la costa, uno de los fortines políticos del presidente Juan Manuel Santos, hasta el punto de que los gobernadores de la región llegaron a solicitar al presidente y al Consejo Nacional Electoral que se extendiera por dos horas la jornada electoral para que los ciudadanos que habían sido afectados por el coletazo de Matthew pudieran ejercer su derecho al voto.

La petición fue negada porque era una imposibilidad legal y las votaciones finalizaron a las 4 p.m como previsto. Sin embargo, el Caribe respondió y en sus siete departamentos el Sí se impuso.

La lluvia, no obstante, mermó considerablemente la capacidad electoral de la región que terminó aportándole 1.147.255 votos al Sí, poco más de la mitad de lo que sus parlamentarios habían proyectado.

El centro del país fue otra historia, en departamentos como Antioquia, Cundinamarca –con execepción de Bogotá-, Meta y Caquetá, entre otros, dijeron mayoritariamente que No a los acuerdos de paz.

La jornada electoral, a pesar de las lluvias, transcurrió en calma. Estas elecciones, como destacó el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, y el registrador nacional, Juan Carlos Galindo, terminaron siendo las más pacíficas en la historia reciente de Colombia. La tregua con las Farc y el cese al fuego decretado por el ELN para los comicios del domingo incidió positivamente en el desarrollo de las votaciones.

Solamente en el Guaviare se presentó un reporte de alteración al orden público, atribuido a la disidencia del Frente 1 de las Farc, quienes no se acogieron al acuerdo de paz.

En la contienda política de los que impulsaban el No y el Sí el gran ganador fue el Centro Democrático, partido del expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez, quien se enfrentó a la llamada Unidad por la Paz, coalición de partidos integrada por liberales, conservadores, verdes, polistas, La U, Cambio Radical, Opción Ciudadana y el Mira. Un aviso de lo que podrían ser las elecciones presidenciales de 2018.

Las cuentas del Gobierno, a pesar de tener a la mayoría de partidos a su favor, no dieron y en departamentos como Risaralda, de donde es oriundo el expresidente César Gaviria, jefe de la campaña pro Sí del Gobierno, ganó la opción contraria.

Lo mismo ocurrió en Norte de Santander, departamento del ministro Cristo, o en Santander, que llegó a ser gobernado por el copresidente liberal Horacio Serpa.

¿Qué pasará ahora? Esa pregunta que quedó en el aire después de conocidos los últimos boletines de la Registraduría Nacional, quien e tiempo récord tuvo listos los resultados del plebiscito, fue respondida en parte por las primeras palabras del presidente Santos cuando se tuvo el parte definitivo.

"Conservo intactas mis facultades para mantener el orden público y buscar y negociar la paz (…) no me rendiré, seguiré buscando la paz hasta el último minuto de mi mandato”, afirmó el presidente dejando la puerta abierta a continuar un proceso que antes del plebiscito había dicho que era imposible de renegociar.

Santos apeló a la polarización para sostener su decisión: “Yo los convoqué para que decidieran si respaldaban o no el acuerdo para la terminación del conflicto con las Farc y la mayoría, así sea por un estrechísimo margen ha dicho que No. Soy el primero en reconocer este resultado. La otra mitad del país ha dicho que Sí. Como jefe de Estado soy el garante de la estabilidad de la Nación y esta decisión no debe afectar dicha estabilidad que voy a garantizar”.

De esta manera Santos dio la orden a las Fuerzas Militares de mantener el cese al fuego bilateral y definitivo, a los jefes negociadores Humberto De La Calle y Sergio Jaramillo que viajaran hoy a La Habana a reunirse con la delegación de las Farc y convocó a todos las fuerzas políticas, “en particular a las que se manifestaron hoy (ayer) por el no”, para escucharlas, abrir espacios de diálogo y “determinar el camino a seguir”.

Con su declaración, el presidente tendió un puente con su principal opositor, el expresidente Álvaro Uribe Vélez y su partido Centro Democrático, quienes impulsaron el No como una opción que planteaba la necesidad de “corregir” o “renegociar” lo pactado en La Habana.

Cómo será esa renegociación o cuáles serán los pasos a seguir, todavía son respuestas inciertas, ya que en lo práctico, las 297 páginas del Acuerdo Final de Paz quedaron sin piso jurídico, al igual que el Acto Legislativo para la Paz, reforma constitucional que fue pensada como mecanismo para implementar el acuerdo.

No obstante, la voluntad de las partes para buscar la paz persiste, ya que al mensaje de Santos le siguió uno similar por parte de las Farc.

En un comunicado firmado por Rodrigo Londoño Echeverri, ‘Timochenko’, comandante en jefe de la guerrilla, las Farc aseguraron que “mantienen su voluntad de paz y reiteran su disposición de usar solamente la palabra como arma de construcción hacia el futuro”.

Y agregaron: “Al pueblo colombiano que sueña con la paz, que cuente con nosotros. La Paz triunfará”.

Timochenko además demandó una participación de las Farc en el “diálogo político anunciado por Santos”.

A las 9 de la noche en punto, Uribe hizo su esperada declaración. Además de celebrar la victoria del no, que “abre el camino para corregir”, afirmó que su partido está dispuesto a participar en un “gran pacto nacional” para que en nombre de la paz “no se creen riesgos a los valores que la hacen posible”.

Al igual que Santos, destacó el anhelo de paz que tienen los partidarios del Sí y los del No, por lo que dijo espera poder avanzar en un diálogo con el Gobierno en el que puedan ser escuchados pero también escuchar.

El mensaje conciliador del expresidente, también fue extendido a las Farc, a las que les pidió que cesaran sus actividades delictivas de narcotráfico y extorsión, permitieran el disfrute de la tranquilidad de los ciudadanos, y recibieran una “protección” adecuada y con garantías.

Este llamado a la construcción de consensos, al diálogo político y un gran pacto nacional, es la esperanza de paz que emana de unas elecciones en las la democracia dio su veredicto y se impuso el No.

Santos, el llamado a liderar este gran acuerdo nacional, enfrenta esta tarea con su imagen debilitada y su capital político comprometido. Ayer Colombia aplazó el ponerle punto final a un conflicto de 52 años de duración, una meta que tanto los partidarios del No, como los del Sí, llaman a no claudicar.

Fuente: http://www.elheraldo.co/politica/rechazado-acuerdo-con-las-farc-en-una-colombia-dividida-290124
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

El centro del país le dio el triunfo al No en plebiscito por la paz

Message : #7506 Darloup
03 oct. 2016, 07:52

Image


Por Alexandra de la Hoz

Cinco expertos analizaron los resultados de la jornada electoral. Los analistas se mostraron sorprendidos por el elevado número de votos nulos.

Los resultados electorales de la Registraduría arrojaron que la Costa Caribe y Pacífica, Bogotá y departamentos como Guaviare, Vaupés y Guainía apoyaron el Sí durante la jornada para refrendar los acuerdos entre el Gobierno Nacional y las Farc, mientras que el centro del país dijo No.

Así votó Colombia por el plebiscito:

Image


En diálogo con EL HERALDO, expertos analizaron el resultado de la jornada y lo que le espera al país. En opinión de Luis Fernando Trejos, profesor investigador de Ciencias Políticas, el mapa deja ver que las periferias, que son las zonas más golpeadas por la violencia, quieren la paz; y un sector Andino, que si bien la violencia lo afectó aunque no con la misma intensidad de otras dos regiones, no respaldó lo pactado en La Habana.

“Creo que esto va a producir un efecto con el ELN. No creo que avancen en una negociación y eso implica el recrudecimiento de la violencia, automáticamente, y un efecto político, pues el Centro Democrático se reoxigena en su discurso y los pone en carrera presidencial para 2018”, dijo Trejos.

En opinión del economista Jairo Parada, sorprende que la votación hubiese alcanzado el 37,4% de los electores, lo que indica que los ciudadanos se movilizaron sin las maquinarias electorales de los partidos en el Gobierno.

“El triunfo es del Centro Democrático, pues sin contratos y clientelas logró movilizar la opinión pública contra el Acuerdo. El fracaso es de la alianza de partidos del Gobierno, pues, a pesar de la propaganda a favor del Sí, salieron derrotados”.

A Parada le sorprende también el elevado número de votos nulos (257.000), porque los electores no supieron sufragar Sí o No, lo cual –en su concepto– era tan simple.

Agregó que el futuro del Gobierno queda en entredicho, pues su principal socio, Cambio Radical, “no mostró mucho compromiso” con el Sí. “Ha sido un salto a la incertidumbre. La Costa le cumplió a la paz, pero la zona Andina quiere seguir en el conflicto, según parece”, afirmó Parada.

Para Diógenes Rosero, director del Foro Costa Atlántica, el clima jugó un papel fundamental en el abstencionismo. “Creo que estas fueron unas de las elecciones más transparentes que he observado en el proceso electoral en el Atlántico. No se dieron irregularidades electorales, salvo una que otra situación de clientelismo ‘light’; es decir, llevaban las personas al puesto de votación, pero creo que el factor climático y que no funcionaron las maquinarias influyeron en la situación de abstención para el Atlántico”.

Considera que es contundente el resultado nacional. En el Atlántico queda 60/40 más o menos como lo indicaban las encuestas.

Sobre los votos nulos, Rosero dice que o la gente no supo cómo votar o pudo representar algún tipo de voto protesta al marcar las dos opciones.

Para Viri Diana Molinares, experta en derecho público, son “muchas las lecciones” que hay que aprender del proceso, pues señala que un acuerdo que el mundo ve con ojos positivos y con fe, “en la casa no se ve de igual manera”.

“La comunidad internacional le ha apostado al proceso pensando que el escenario iba a ser una votación masiva por el Sí”, afirmó.

Dice que en estos momentos no hay posibilidad de una paz negociada, porque se perdió está posibilidad y habrá que esperar varios años más para iniciar un proceso de negociación con las Farc.

“A pesar de la buena voluntad política de este grupo, el país le ha dicho no queremos que un grupo que antes le apostó a la guerra ahora entre al escenario democrático”, manifestó. Molinares opina que el No fue un rechazo a las Farc, al Gobierno, a construir un país diferente basado en la negociación y en la superación de conflictos de una forma diferente a la violencia.

El docente investigador Jamiel David Melamed expresó que “lo que viene para el país es incertidumbre y, eventualmente, en el mediano plazo un restablecimiento paulatino, pero constante de los niveles de violencia producto del conflicto armado”.

Indicó que si bien es cierto que la refrendación fue bautizada ‘plebiscito por la paz’, el conflicto no terminaba “así hubiésemos tenido un resultado favorable”. Recordó que hay otros actores armados ilegales que no hacen parte de esta mesa de negociación y están desarrollando actos de victimización.

“Pienso que a las Farc no les queda otra alternativa que volver al monte. Nuevamente empezaremos a ver el restablecimiento de unas condiciones de lucha para mostrar una posición de fortaleza y pensar de nuevo en otra negociación”, opinó Melamed. Ve muy difícil establecer cuánto pueda tomar este proceso, porque el gobierno de Juan Manuel Santos se acaba en 2018.

En la jornada de ayer, que terminó a las 4 de la tarde, 34.899.945 colombianos estaban habilitados y solo votaron 13.066.047.

Fuente: http://www.elheraldo.co/nacional/el-centro-del-pais-le-dio-el-triunfo-al-no-en-plebiscito-por-la-paz-290121
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

“No me rendiré, seguiré buscando la paz hasta el último minuto de mi mandato”: Santos

Message : #7507 Darloup
03 oct. 2016, 08:03


Presidente Santos luego de conocerse los resultados del Plebiscito por la Paz - 2/10/2016.


Palabras del Presidente de la República, Juan Manuel Santos, luego de conocerse los resultados del Plebiscito por la Paz.

El presidente de los colombianos se dirigió al pueblo luego del resultado del plebiscito. Estas fueron las palabras que expresó el mandatario:

Hoy me dirijo al país como presidente de todos los colombianos: tanto de los que votaron por el NO como de los que votaron por el SÍ. ¡De todos los colombianos!

Yo los convoqué a que decidieran si respaldaban o no el acuerdo para la terminación del conflicto con las FARC, y la mayoría, así sea por un estrechísimo margen, ha dicho que NO.

Soy el primero en reconocer este resultado.

La otra mitad del país ha dicho que SÍ.

Como Jefe de Estado, soy el garante de la estabilidad de la nación, y esta decisión democrática no debe afectar dicha estabilidad, que voy a garantizar.

Como Presidente, conservo intactas mis facultades y mi obligación para mantener el orden público y para buscar y negociar la paz.

El cese al fuego y de hostilidades bilaterales y definitivas sigue vigente, y seguirá vigente.

Escucho a los que dijeron NO y escucho a los que dijeron Sí.

Todos, sin excepción, quieren la paz. Así lo han dicho expresamente.

Mañana mismo convocaré a todas las fuerzas políticas –y en particular a las que se manifestaron hoy por el NO– para escucharlas, abrir espacios de diálogo y determinar el camino a seguir.

Siempre he creído en el sabio consejo chino de buscar oportunidades en cualquier situación. Y aquí tenemos una oportunidad que se nos abre, con la nueva realidad política que se manifestó a través del plebiscito.

Buscar puntos de encuentro y de unidad es ahora más importante que nunca. Y es lo que vamos hacer.

He dado instrucciones al jefe negociador del Gobierno y al alto comisionado de paz para que viajen mañana mismo a La Habana a mantener informados a los negociadores de las FARC sobre el resultado de este diálogo político.

Ahora vamos a decidir entre todos cuál es el camino que debemos tomar para que la paz –esa paz que todos queremos– sea posible y salga todavía más fortalecida de esta situación.

No me rendiré.

Seguiré buscando la paz hasta el último minuto de mi mandato porque ese es el camino para dejarles un mejor país a nuestros hijos.

Buenas noches.


Fuente: http://www.elheraldo.co/politica/no-me-rendire-seguire-buscando-la-paz-hasta-el-ultimo-minuto-de-mi-mandato-santos-289998
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

Uribe: “Queremos contribuir a un acuerdo nacional, pedimos que escuchen nuestras razones”

Message : #7508 Darloup
03 oct. 2016, 08:18


Declaraciones del Expresidente Uribe después de las votaciones del plebiscito.


Desde Rionegro, el expresidente y senador le pidió al Gobierno Nacional que “escuchen nuestras razones”.

Esta noche, desde su vivienda en Rionegro, Antioquia, el expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez se mostró satisfecho luego de confirmarse el triunfo del ‘no’ en el plebiscito.

“El sentimiento de los colombianos que votaron por el ‘sí’, de quienes se abstuvieron y de quienes votamos por el ‘no’ tienen un elemento común: todos queremos la paz, ninguno quiere la violencia”, sostuvo Uribe. “Sabemos que nuestras compatriotas del ‘sí’, al recibir nuestro mensaje de buena voluntad, nos escucharán y los escucharemos. Pedimos lo mismo al Gobierno”, añadió.

El jefe del Centro Democrático puso de presente que frente a los acuerdos “insistimos en correctivos para que haya respeto a la Constitución”, aunque planteó que “queremos contribuir a un acuerdo nacional”, en la misma línea en que lo propuso el presidente Santos y lo coadyuvó Timochenko.

Así las cosas, el expresidente, quien en los últimos meses se había negado a encontrarse con Santos para tratar tema alguno, pero en que en las últimas semanas lo llamó a debatir sobre los acuerdos con las Farc, deberá plantear claramente sus desacuerdos con las 297 páginas de La Habana y traducirlos en propuestas viables para buscar que las Farc le sigan la cuerda.

A continuación el discurso completo de Álvaro Uribe:

Compatriotas:

El sentimiento de los colombianos que votaron por el Sí, de quienes se abstuvieron y los sentimientos y razones de quienes votamos por el No, tienen un elemento común: todos queremos la paz, ninguno quiere la violencia.

Pedimos que no haya violencia, que se le de protección a la FARC y que cesen todos los delitos, incluidos el narcotráfico y la extorsión.

Señores de la FARC: contribuirá mucho a la unidad de los colombianos que ustedes, protegidos, permitan el disfrute de la tranquilidad.

Queremos aportar a un gran pacto nacional. Nos parece fundamental que en nombre de la paz no se creen riesgos a los valores que la hacen posible: la libertad, la justicia institucional, el pluralismo, la confianza en el emprendimiento privado, acompañado de una educación universal, de calidad, como cabeza de la política social.

Insistimos en correctivos para que haya respeto a la Constitución, no sustitución; justicia, no derogación de las instituciones; pluralismo político sin que pueda percibirse como premio al delito; política social sin poner en riesgo la empresa honorable.

La economía del país está en dificultades, que podrían agravarse con los acuerdos, y llegar al punto de que por frenar la confianza de inversion no hubiera los recursos para cumplir lo pactado con la FARC.

El riesgo de perder el grado de inversión no se evita con más impuestos, en este difícil momento, que empeoren la expansión empresarial y la diezmada capacidad adquisitiva de los sectores de ingresos medios y bajos.

Pedimos encarecidamente al Gobierno y al Congreso decisiones de severa austeridad y promoción efectiva de la confianza privada para garantizar el compromiso con la inversión social.

Con afecto y solidaridad con nuestros soldados y policías, las Fuerzas Armadas de la democracia, pedimos al Presidente Santos y al Congreso, que se permita una alivio judicial que no constituya impunidad.

Reiteramos nuestro respeto a la libertad, a la intimidad de cada ciudadano y reiteramos la necesidad de estimular los valores de la familia, sin ponerla en riesgo. Los valores de familia, defendidos por nuestros líderes religiosos y pastores morales.

Pedimos una reflexión a la Comunidad Internacional, queremos contribuir a un Acuerdo Nacional, que nos escuchen las razones. Sabemos que nuestros compatriotas del Sí, al recibir el mensaje de nuestra buena voluntad, nos escucharán y los escucharemos, pedimos lo mismo al Gobierno, a sus negociadores y a la Comunidad Internacional.

Corrijamos, la Democracia de nuestra Patria ha sido superior a toda la presión oficial para imponer el Sí.

Colombianos, muchas gracias a todos, a mis compañeros del Centro Democrático, a quienes nos representaron, Óscar Iván Zuluaga, Carlos Holmes Trujillo, Fernando Londoño Hoyos, Plinio Apuleyo Mendoza, Francisco Santos, Juán Gómez M, Jaime Jaramillo Panesso e Iván Duque Marquez; ha sido un honor adelantar esta tarea con el ex Presidente Andrés Pastrana, el ex Procurador Alejandro Ordoñez. Ha sido muy interesante alimentarnos con los argumentos de Jaime Castro, Rafael Nieto, hijo y papá, José Gregorio Hernández, Hugo Palacios, Hernando Yepes, Juán Lozano, Marta Lucía Ramirez, Salud Hernández, y de tantos valiosos compatriotas.

Gracias a todos los luchadores que en las calles y campos agitaron alegremente el No. Debates constructivos con los del Sí nos aumentaron el afecto por los compatriotas y la Patria entera.

Jóvenes colombianos, comprendemos su ilusión de paz, que hoy sea motivo de reflexión para construirla en la solidez de la libertad, que es lo único que hace posible el avance de la ciencia, también de grados superiores de verdad, a partir de cada aporte.

En esta campaña nos hemos encomendado a Dios pidiendo luz para los argumentos, le imploramos que no nos deje equivocar en el periodo que nos espera.

Muchas gracias.


Fuente: http://www.elheraldo.co/politica/pedimos-que-no-haya-violencia-que-se-le-de-proteccion-la-farc-alvaro-uribe-290063
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

Farc dice que mantiene su voluntad de paz y su disposición de usar solamente la palabra

Message : #7509 Darloup
03 oct. 2016, 08:28

Image


Por Brillith Obregón

La guerrilla aseguró que el reto político es aún mas grande.

“Las Farc-Ep lamentan profundamente que el poder de los que siembran odio y temor hayan influido en la opinión de la población colombiana”, con esas palabras, Rodrigo Londoño Echeverri, ‘Timochenko’, se refirió ayer luego de conocidos los resultados del plebiscito.

El triunfo del No sobre el Sí evidenció para la guerrilla que el reto que tienen como movimiento político “es todavía más grande y nos requiere mas fuertes para construir la paz estable y duradera”.

Aunque en torno a la posibilidad de que el No ganara, se generó la duda por parte de algunos sectores de sí las Farc continuarían con la misma disposición pacifica, el comandante en jefe aseguró que “mantienen su voluntad de paz y reiteran su disposición de usar solamente la palabra como arma de construcción hacia el futuro”.

“Al pueblo colombiano que sueña con la paz, que cuente con nosotros. La paz triunfará”, puntualizó Londoño Echeverri.

Por su parte, Félix Antonio Muñoz, alias Pastor Alape, había expresado, antes de conocerse los resultados, que se encontraba rodeado de la alegría “que se percibe por la afirmación de una nueva historia de amor y paz, acompaño a Colombia en estas horas de paz”.

Tanto Londoño como Muñoz, conocieron los resultados desde La Habana.

Asimismo, estuvieron con ellos , entre otros, Luciano Marín Arango, ‘Iván Márquez’ y ‘Jesus Santrich’.

Con respecto al anuncio del diálogo político del presidente Santos, Londoño manifestó que “las Farc debemos tener un asiento como fuerza política que trabaja por la paz del país.

La guerrilla estuvo la semana pesada en dos actos de perdón público en Bojayá, Chocó y en el barrio La Chinita del municipio de Apartadó, Antioquia.

En ambos actos, rindieron un sentido homenaje a quienes “nos quitó la guerra” y en Bojayá entregaron un Cristo Negro. Durante su discurso en Bojayá, ‘Iván Márquez’ aseguró que el perdón tiene “una dimensión salvadora y sanadora”.

Fuente: http://www.elheraldo.co/nacional/farc-dice-que-mantiene-su-voluntad-de-paz-y-su-disposicion-de-usar-solamente-la-palabra
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

Diálogo con el No, el siguiente paso

Message : #7510 Darloup
03 oct. 2016, 08:34

Image
El presidente de la República, Juan Manuel Santos, luego de votar ayer.


Por Tomás Betín del Río

El expresidente Álvaro Uribe Vélez aseguró que “todos queremos la paz; ninguno quiere la violencia”. Rodrigo Londoño, alias Timochenko, respondió que “las Farc mantienen su voluntad de paz”.

El presidente Juan Manuel Santos mostró el sendero a seguir en el proceso de paz, luego de garantizar que el cese bilateral al fuego con las Farc seguirá vigente y echar para atrás en el punto que antes parecía inamovible: renegociar los acuerdos. Santos planteó un escenario de diálogo, desde hoy, con quienes incentivaron el voto por el No en el Plebiscito de este domingo.

El mandatario nacional, además, ordenó a los negociadores de paz mantener “informados” a los jefes de la guerrilla en La Habana sobre lo que se plantee en dichas conversaciones.

Santos diluyó de esta manera la especie de limbo en el que se hubiese llegado a pensar iban a quedar el país, el Gobierno, las Farc, el cese al fuego y, por supuesto, la paz.

La reacción del jefe de las Farc, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, tampoco dio espera. Respondió en similares términos de acatamiento de la voluntad soberana del pueblo y de seguir transitando por las sendas de la paz.

“Las Farc mantienen su voluntad de paz y reiteran su disposición de usar solamente la palabra como arma de construcción hacia el futuro”, afirmó Londoño desde Cuba. Garantizó “al pueblo colombiano, que sueña con la paz, que cuente con nosotros”.

Lo anterior, el nuevo escenario del diálogo entre las fuerzas políticas del país para lo que sería muy seguramente una especie de renegociación de los acuerdos, pone el balón claramente en la cancha del Centro Democrático e, inevitablemente, en las manos de su líder natural, el expresidente y senador Álvaro Uribe.

De hecho, el expresidente, al celebrar el triunfo desde Rionegro, Antioquia, pero con ánimo conciliatorio, coincidió: “todos queremos la paz; ninguno quiere la violencia”, y agregó que a ello “contribuiría el que ustedes protegidos (las Farc) permitan el disfrute de la tranquilidad”.

Sin embargo, puso de presente que frente a los acuerdos “insistimos en correctivos para que haya respeto a la Constitución”, aunque planteó que “queremos contribuir a un acuerdo nacional”, en la misma línea en que lo propuso el presidente Santos y lo coadyuvó Timochenko.

Y, finalmente, solicitó Uribe: “sabemos que nuestros compatriotas del Sí nos escucharán y los escucharemos, pedimos lo mismo al Gobierno, los negociadores y la comunidad internacional”.

Así las cosas, el expresidente, quien en los últimos meses se había negado a encontrarse con Santos para tratar tema alguno, pero en que en las últimas semanas lo llamó a debatir sobre los acuerdos con las Farc, deberá plantear claramente sus desacuerdos con las 297 páginas de La Habana y traducirlos en propuestas viables para buscar que las Farc le sigan la cuerda.

Ahí, precisamente, entra a girar la otra cara de la moneda, que es la de la guerrilla, cuyos jefes deberán evaluar los planteamientos del uribismo y ceder aún más en sus pretensiones para la desmovilización de este grupo como organización armada, so pena de evitar la vuelta a las confrontaciones.

Por ahora, el peor de los escenarios, que se daría con un regreso de las Farc a la guerra y con este una escalada de la violencia que lo que haría es desangrar nuevamente al país y radicalizar más aún las partes, pareciera descartado o, al menos, aplazado.

Aunque no se puede saber a ciencia cierta aún qué es lo que va a pasar, la negativa de los colombianos a los acuerdos con las Farc pondría en espera el mecanismo de concentración de las Farc en las zonas veredales transitorias y el desarme. Lo que, de darse por mucho tiempo, no se sabría qué tanto precipitaría una vuelta de la guerrilla a sus zonas habituales, donde tendrían que financiarse, nuevamente, con el narcotráfico, la minería ilegal y la extorsión

El mejor de los escenarios que se muestra es, pues, el que pareciera estarse dando: la renegociación de los acuerdos que tanto promulgaron los uribistas, basados, sobre todo, en descontentos, compartidos con la mayoría de los ciudadanos según las encuestas, con los puntos de justicia, que no planteaba cárcel para los subversivos y la participación política de los rebeldes, pues no se concebía que tuvieran elegibilidad los culpables de delitos de lesa humanidad. También había otras críticas de la oposición, que se centraban, fundamentalmente, en la incierta reparación material para las víctimas y la nebulosa que había sobre los recursos de la guerrilla que se supone son cuantiosos y debían ser entregados en su totalidad.

Otro de los temas que se queda, por ahora, en suspenso, es el de las ayudas económicas que se habían asegurado desde la comunidad internacional para el posconflicto, y eso, si los países que las prometieron siguen firmes en dicho propósito.

Tampoco podrán ponerse en marcha los mecanismos de implementación de los acuerdos, como lo dispone la Corte Constitucional en su sentencia sobre el plebiscito. Esto quiere decir que el Acto Legislativo para la Paz, que disponía un procedimiento rápido para la aprobación de leyes de paz en el Congreso y que le daba facultades extraordinarias al presidente para emitir decretos con fuerza de ley en torno a la paz, por ahora no operará.

Además, y como tema clave, no tiene efectos por ahora el punto que blindaba constitucionalmente los acuerdos con las Farc y los subían a acuerdo especial en los términos de los convenios de Ginebra.

De otro lado, una Asamblea Constituyente parece ser una idea que se baraja entre juristas y sectores políticos, pues el exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia, Augusto Ibañez, planteó ante periodistas que la solución es convocar a una Constituyente con participación de todos los sectores sociales, como lo habían pedido las Farc y el propio Uribe. Así mismo, el Partido Conservador se la jugó en un comunicado por dicha Asamblea: "es urgente convocar un Gran Acuerdo Nacional sobre lo fundamental, que busque la reconciliación política en los colombianos, se fortalezca la democracia, las instituciones y que incluya el liderazgo de todos los sectores políticos y sociales, representando el mandato recibido, que desemboque en una Constituyente, respetando el fin último de este debate que es la búsqueda de la paz".

Por otra parte, César Rodríguez, director de Dejusticia, puso de presente que el fallo del alto tribunal defensor de la Carta Magna señala que la decisión sólo tiene carácter vinculante para el presidente de la República; no así para el Congreso o para las altas cortes.

Entre tanto, lo que se diga sobre lo que sigue ahora es, en realidad, conjetura, pues habrá que esperar los resultados del gran diálogo entre el Gobierno, los partidos y el No que comienza hoy, y luego de ello, habrá que aguardar la reacción de las Farc, sobre todo en los temas neurálgicos para la oposición: la cárcel y la elegibilidad. Y tras ello, esperar a ver qué tanto eco tienen las propuestas de una Constituyente o una salida legislativa o jurídica para los acuerdos de paz.

Fuente: http://www.elheraldo.co/nacional/dialogo-con-el-no-el-siguiente-paso-290114
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

Plebiscito: ¿Quiénes ganaron y quiénes perdieron?

Message : #7511 Darloup
03 oct. 2016, 08:41

Image
El exprocurador Alejandro Ordóñez, defensor del No, ejerce su derecho al voto.


Por Óscar Montes

Álvaro Uribe fue el gran ganador de la consulta popular, mientras que Juan Manuel Santos se convirtió en el gran derrotado.

“¿Qué pasó en la Costa?”. Esa fue la pregunta que Alfonso López Michelsen les hizo a sus colaboradores más cercanos cuando en 1982 fue derrotado por el candidato conservador a la Presidencia, Belisario Betancur. López esperaba una votación masiva en la Región Caribe, luego de que los “caciques liberales” de la Costa habían alcanzado un triunfo arrollador meses atrás en las elecciones parlamentarias.

La misma historia se repitió ayer, pero con otros protagonistas. El presidente Juan Manuel Santos, después de haber ganado la segunda vuelta presidencial de forma contundente ante su adversario Oscar Iván Zuluaga en 2014, pensó que la Costa lo volvería a respaldar votando masivamente Sí el Plebiscito por la Paz.

Pero no ocurrió así: El Sí ganó en la Región Caribe, pero no obtuvo los votos suficientes que le permitieron marcar una gran diferencia con sus opositores, como sí sucedió con el triunfo del No en Antioquia y Santander, donde la oposición ganó por amplio margen a los promotores del Sí.

La contienda plebiscitaria quedó planteada desde el comienzo como un enfrentamiento entre el presidente Juan Manuel Santos y el ex presidente Álvaro Uribe Vélez. Y en ese sentido, el jefe del Centro Democrático fue el gran ganador de la jornada electoral de ayer, mientras que el gran perdedor fue el Presidente de la República, quien se jugó su suerte política en la negociación de La Habana y luego en la refrendación del Acuerdo Final. ¿Quiénes ganaron y quienes perdieron ayer?

Ganadores

Álvaro Uribe Vélez: contra todos los pronósticos el expresidente derrotó a la gran alianza creada alrededor de los acuerdos de La Habana. Uribe derrotó a la Unidad Nacional, conformada por la coalición oficialista, encabezada por su principal enemigo político, su ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos.

Andrés Pastrana: el ex presidente conservador le ganó a Santos y también derrotó a su propio partido, que en cabeza de su presidente, David Barguil, decidió apoyar al Sí. Pastrana se sumó a la causa uribista –con quien en el pasado reciente no tuvo buenas relaciones- y asumió la bandera del No.

El registrador, Juan Carlos Galindo: la Registraduría Nacional entregó los resultados finales del Plebiscito en tiempo record, hasta el punto de que antes de las 7 de la noche ya habían sido escrutadas más del 95 por ciento de la mesas. Luego de recibir más de 11 millones de ataques cibernéticos en los últimos días, la solidez del organismo estaba siendo cuestionada, pero su eficiencia de ayer despejó cualquier duda sobre los resultados finales.

Alejandro Ordóñez, ex procurador general, le ganó el pulso al presidente Santos, aunque en esa batalla perdió su puesto como jefe del Ministerio Público. Ordóñez –como Uribe- fue visceral en su oposición a los acuerdos de La Habana

Perdedores

Juan Manuel Santos: siempre sostuvo que no tenía la obligación legal de convocar a un Plebiscito para refrendar el Acuerdo Final con las Farc, pero que cumpliría su promesa de campaña. El escenario de la derrota del Sí nunca estuvo en sus planes, aunque admitió que perder el Sí “estaría en serias dificultades”. La derrota compromete su gobernabilidad y pone en peligro su agenda, especialmente la que tiene que ver con la Reforma Tributaria que debe ser presentada en el Congreso en las próximas semanas. Al hundirse el Sí en las urnas, el Premio Nobel de Paz —uno de sus grandes sueños— tampoco lo pudo concretar.

César Gaviria: el otro gran perdedor de la jornada de ayer. La forma visceral como asumió la jefatura del Sí terminó afectando su relación con altos funcionarios del Gobierno —como Germán Vargas Lleras— y ello se reflejó en el resultado final. Nombrar a Gaviria como jefe de debate del Sí fue un grave error de Santos. Gaviria terminó alejando a protagonistas claves, como el Vicepresidente de la República.

Políticos oficialistas de la Región Caribe: la masiva votación ofrecida por los amigos del Gobierno a favor del Sí nunca llegó. La culpa se la achacaron al huracán Matthew, pero lo cierto es que el Sí nunca despertó el fervor de los electores. Los políticos amigos del Gobierno –con contadas excepciones- no se comprometieron de lleno con el Sí, como sí ocurrió en la segunda vuelta presidencial. Aunque el Sí ganó en la Región Caribe, la abstención superior al 70 por ciento terminó comprometiendo la suerte del Sí.

Las firmas encuestadoras: nunca antes las encuestas habían estado tan erradas, pues en su gran mayoría todas ellas daban una diferencia superior a los 20 puntos. El triunfo del No es una bofetada a quienes desde las firmas encuestadoras aclimataron el triunfo del Sí. El triunfo del No es también una derrota a las firmas encuestadoras.

Fuente: http://www.elheraldo.co/politica/analisis-ley-del-montes-plebiscito-quienes-ganaron-y-quienes-perdieron-290110
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6532
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

¿Y ahora qué?

Message : #7512 Darloup
03 oct. 2016, 08:54

Image


Habló el pueblo y, por estrechísimo margen, dijo ‘No’ al acuerdo de paz del Gobierno con las Farc. Pese al duro revés, Santos afirma que seguirá en su empeño; Uribe tiende la mano, y las Farc lanzan un mensaje de sosiego.

El pueblo se pronunció y dijo ‘No’ al acuerdo de paz que el Gobierno tejió con las Farc durante casi cuatro años. El resultado ha sido un balde de agua fría a las encuestas, que pronosticaban la victoria del ‘Sí’. También ha dejado estupefacta a la comunidad internacional, que tan solo seis días atrás había arropado a Santos en Cartagena en la firma del Acuerdo con la guerrilla. Y deja a Colombia enfrentada a un escenario de incertidumbre.

Fue un plebiscito bastante reñido, fiel reflejo de la polarización que vive el país: el ‘No’ obtuvo el 50,2% de los votos, frente al 49,8% del ‘Sí’. Para completar este retrato hay que destacar que un 62,6% de los ciudadanos con derecho al voto se abstuvo de acudir a las urnas; un porcentaje elevado, sin duda, aunque similar al de otras convocatorias electorales.

El resultado supone un duro revés para el presidente Santos, que ha empeñado todo su capital político en el proceso de paz con las Farc. Sin embargo, el mandatario, lejos de anunciar su dimisión, reafirmó anoche su voluntad de agotar su mandato para “garantizar la estabilidad institucional” y “seguir buscando la paz”.

Santos apeló, precisamente, al estrechísimo margen de la victoria del ‘No’ para justificar su decisión de mantener la apuesta de paz con las Farc. Sin embargo, admitió que el resultado de la consulta popular crea una nueva situación que lo obligará a aproximarse a los detractores del acuerdo, con el expresidente y senador Álvaro Uribe a la cabeza.

En su primera reacción, Uribe se mostró comedido, dispuesto a buscar un “gran pacto nacional”, e hizo un llamado a las Farc para que mantengan su compromiso de abandonar las armas. ¿Se producirá la paradoja de que Uribe acabe ‘apropiándose’ del proceso de paz? Así como Santos eludió adelantar detalles de su estrategia, el expresidente no desveló la suya.

A su vez, las Farc reiteraron su voluntad de dejar la violencia y abrazar la democracia. Se da la circunstancia de que este compromiso viene a dar la razón a Uribe, quien a lo largo de la campaña del plebiscito intentó tranquilizar a los votantes indecisos asegurando que el Acuerdo no se iría al garete de triunfar el ‘No’, sino que cabía su renegociación.

¿Qué sigue ahora? Para despejar el enigma, habrá que esperar a que los principales actores de este complejo rompecabezas muestren sus cartas.

También habrá tiempo para analizar los pormenores de la jornada de ayer. En concreto, las razones por las que fue derrotada la apuesta de Santos, que era –en teoría– apoyada por los barones políticos más poderosos del país. Asimismo, habrá que analizar quiénes ganan, además de Uribe, con lo sucedido.

De momento, lo único que se aprecia de manera nítida e incontestable es que, en contra de casi todos los pronósticos, ganó el ‘No’.

Fuente: http://www.elheraldo.co/editorial/y-ahora-que-290125
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!


Retourner vers « Discussions générales/Discusiones generales »

Qui est en ligne

Utilisateurs parcourant ce forum : Aucun utilisateur enregistré et 2 invités