Alternativas para quienes no alcanzan a pensonarse

Règles du forum
Soyez courtois ! / Recuerde ser cortés
Vous pouvez poster vos messages en espagnol / Puede publicar sus mensajes en español
Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6523
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

Alternativas para quienes no alcanzan a pensonarse

Message : #8888 Darloup
21 mai 2018, 10:35

Image


Por Lupe Mouthón

Estudios realizados en el país indican que solo un 26% de los adultos mayores de 65 años disfruta alcanza a jubilarse. , lo que indica que el resto de esa población está en condición vulnerable.

Por cada cuatro personas que cotizan pensión en el Régimen de Ahorro Individual con solidaridad (Rais) en Colombia, solo una alcanzaría a pensionarse por vejez, mientras que en el Régimen de Prima Media (RPM), solo lo haría una de cada diez.

En Colombia, el Sistema General de Pensiones tiene dos regímenes que son excluyentes: el Rais, que es manejado por las Administradoras de Fondos de Pensiones (Colfondos, Old Mutual, Porvenir y Protección), y el RPM, a cargo de la Administradora Colombiana de Pensiones, Colpensiones, que es público.

Un estudio publicado por la Universidad de la Sabana indica que en el país hay más 5,7 millones de adultos mayores y que apenas el 26% de las personas mayores de 65 años en el país goza de una pensión.

La tasa de jubilación por vejez en el país para el Rais es de un 30%, sin embargo se debe tener en cuenta que es un sistema con solo dos décadas en funcionamiento y la mayoría de afiliados (82%) cuenta con menos de 44 años, por lo que hasta ahora se empieza a ver el primer grupo de pensionados, que ya se acercan a los 140.000. En los fondos privados hay unos 15 millones de trabajadores afiliados.

En el caso de Colpensiones, la tasa de pensión está en orden de aproximadamente el 10%. La entidad cuenta con 6,5 millones de afiliados y más de 1,2 millones de pensionados, los que representan el 59% de 2,4 millones que hay en el país.

La presidenta de Colpensiones, Adriana Guzmán, afirma que el RPM reconoce el esfuerzo de los colombianos durante su vida laboral y ofrece un buen sistema. Para la ejecutiva el principal reto que tiene el país se relaciona con la cobertura.

“Lo mejor que le puede pasar a un adulto mayor en Colombia es pensionarse y esa es nuestra tarea”, dijo Guzmán.

El presidente de la Asociación Colombiana de Fondos de Pensiones (Asofondos), Santiago Montenegro, dice que la alta informalidad que ataca al mercado laboral colombiano hace que muchos de los afiliados al sistema general de pensiones no logren cotizar el tiempo suficiente para obtener su pensión.

“La baja cobertura es derivada, como lo hemos dicho, de la alta informalidad laboral, con apenas una tercera parte de los trabajadores activos con empleo formal, mientras el resto está en la informalidad.

De ahí la necesidad de tener una reforma pensional en la que el centro sea el trabajador a fin de que tenga más oportunidades para lograr su pensión”, agregó el ejecutivo.

Los Requisitos. Los requisitos para pensionarse en Colpensiones son: llegar a la edad de 57 años para las mujeres y 62 años para los hombres. Ambos deben tener 1.300 semanas cotizadas, que representan aproximadamente unos 26 años de trabajo.

Si un afiliado a Colpensiones no completa las 1.300 semanas, se procederá a realizar una “indemnización sustitutiva”, que corresponde a la devolución de los aportes sin rendimientos. Cifras de la entidad indican que el 52% de los pensionados recibe de mesada un salario mínimo mensual; el 25% entre 1 y 2 salarios y el 10,5% entre 2 y 3, lo que quiere decir que más del 90% de las pensiones que se pagan en el RPM están por debajo de los cuatro salarios mínimos mensuales.

En el caso de Rais, la pensión por vejez también se obtiene a los 62 años de edad para los hombres y a los 57 para las mujeres.

El monto cotizado durante la vida laboral debe permitir financiar una pensión de, por lo menos, un salario mínimo mensual vigente. Debe tener al menos 1.150 semanas cotizadas.

“Asofondos recomienda ahorrar cuanto más pueda desde el inicio de su vida laboral. Sin duda, si esa persona es juiciosa con sus aportes año a año, logrará construir una pensión para su vejez”, asegura Montenegro.

"Me gustaría tener al menos media pensión"

Por haber vivido más de 20 de sus 78 años de vida en Venezuela, Blanca Florián no logró cotizar las semanas requeridas para obtener una pensión, lo cual la ha llevado a tener que depender de la economía informal para ayudar en su hogar.

El núcleo familiar de Blanca está formado por su hija, quien es profesora de una universidad, su yerno y un nieto. Hace poco falleció su esposo.

Blanca cuenta que se marchó a Venezuela hace cerca de 40 años, cuando la situación en el vecino país invitaba al éxodo de colombianos, quienes emigraron en busca de un futuro mejor.

Antes de irse, ella trabajó como maestra en varias escuelas oficiales de Barranquilla y llegó a estar escalafonada, sin embargo, al irse no pudo seguir cotizando al sistema de pensiones en Colombia y cuando regresó, hace unos 20 años, no trabajó más y se dedicó a las labores del hogar.

Hoy en día dirige refuerzo de tareas de algunos niños en su casa y además aporta a la economía familiar con la venta de postres que aprendió a preparar y en los cuales sus clientes la consideran como una experta.

A pesar de no tener una pensión, Blanca dice que sí le gustaría tener acceso al menos a la mitad de una, porque poco a poco los años van pasando y aunque no acuse mayores afanes económicos, piensa que estar pensionado es algo vital para cualquier persona de su edad.

“Creo que no llegué a acumular ni un año”

Juan Eduardo Rodríguez, empezó a trabajar desde los 19 años, lo que quiere decir que y hoy, a sus 60, debería estar a solo tres años de empezar a recibir su pensión, cosa que no sucederá, porque a pesar del tiempo que lleva en el desempeño de diferentes labores en el campo de la economía in formal, no tuvo la precaución de cotizar al sistema pensional de modo que no acumuló las semanas requeridas para gozar de ese beneficio, en esta etapa de su vida.

Juan Eduardo dice que siempre fue una persona trabajadora. En su juventud tuvo una pequeña empresa que fabricaba cepillos, con la cual subsistió a lo largo de varios años, pero nunca tuvo la precaución de cotizar al sistema de pensiones.

“Creo que no llegué a acumular ni un año, porque se me olvidaba pagar o lo dejaba para después. En eso se me fue el tiempo y no pude acumular las semanas requeridas para la pensión”, dice.

Image
Grupo de hombres de la tercera edad juegan dominó.


Hay alternativas si no alcanzan las semanas

Cuando un afiliado al Rais (es decir, a un fondo de pensión) no logra completar las semanas para acceder a la pensión por vejez, tiene dos opciones. La primera es seguir cotizando hasta cumplirlas. Si por edad la persona no alcanza las semanas requeridas, recibirá la totalidad del dinero aportado.

Cuando la persona no puede seguir trabajando, y no logrará las semanas o el capital necesario, tendrá una devolución de saldos y recibirá los aportes ajustados con inflación más los rendimientos generados.

Si el trabajador prefiere una renta vitalicia podría depositar la devolución de saldos en Beps (Beneficios Económicos Periódicos) y contar con una protección en su vejez.

Con la renta vitalicia, el capital es administrado por una aseguradora, que asume el pago de la pensión, la que se incrementa cada año según la inflación.

Los afiliados a Colpensiones recibirán los aportes ajustados por inflación.

La entidad ofrece uno de sus programas bandera que es el de Beps, que da la posibilidad de recibir el beneficio económico a los adultos mayores que no tenían ningún ingreso para su vejez.

La Pensión Familiar es otra alternativa para los afiliados tanto del régimen público como de los fondos de pensiones, que les permite a las parejas, casadas o en unión libre, obtener un pensión a partir de su esfuerzo conjunto, uniendo sus semanas cotizadas.

Sin embargo ahora no está conforme con la decisión de vida que tomó y recomienda a las nuevas generaciones no dejar pasar el tiempo sin aportar a su pensión, ya que se trata de un beneficio que en edades avanzadas se hace necesario para poder llevar un nivel de vida digno. Por el momento él sigue ganándose la vida en la informalidad, al igual que su esposa, quien sin embargo sí aporta a pensión y salud. Justamente en esta última, él está cobijado como beneficiario de su cónyugue.

Fuente: https://www.elheraldo.co/economia/alternativas-para-quienes-no-alcanzan-pensionarse-497068
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Retourner vers « Discussions générales/Discusiones generales »

Qui est en ligne

Utilisateurs parcourant ce forum : Aucun utilisateur enregistré et 1 invité