La era Duque lleva al Congreso a un novedoso juego de estrategias

Règles du forum
Soyez courtois ! / Recuerde ser cortés
Vous pouvez poster vos messages en espagnol / Puede publicar sus mensajes en español
Avatar du membre
Darloup
Administrateur/Administrador
Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú

Grand Maitre Gourou/Gran Maestro Gurú
Messages : 6523
Enregistré le : 20 sept. 2008, 01:39
Prénom : Henry
Sexe : Masculin
Emplacement : Barranquilla (Colombie)
Contact :

La era Duque lleva al Congreso a un novedoso juego de estrategias

Message : #9107 Darloup
09 sept. 2018, 22:48

Image


Por Tomás Betín

El Estatuto de Oposición y la política de ‘no mermelada’ apretaron las cuentas del Gobierno en el Capitolio, justo cuando arranca el estudio de los proyectos que lidera el presidente Duque: la reforma tributaria, la paz, la reforma a la justicia, la reforma política y el paquete anticorrupción, serán los centros de debates.

Tras conocerse la totalidad de las declaraciones de los partidos del Congreso, como lo establece el Estatuto de Oposición, sobre si son gobiernistas, independientes u opositores, se evidenció que el Gobierno Nacional de Iván Duque, que dice que se la ha jugado con la política de la ‘no mermelada’, no la va a tener tan fácil para aprobar proyectos como la reforma tributaria y los denominados ajustes al acuerdo de paz.

En el Senado, de 108 senadores, los de Gobierno son 53, con el Centro Democrático, La U, los conservadores, Mira y Colombia Justa Libres. Los independientes son 30, con Cambio Radical y los liberales. Y los opositores son 25, con los Verdes, el Polo, la Farc, los Decentes, el Mais y Aico, sin contar a Gustavo Petro, de Colombia Humana.

Y en la Cámara, de 172 representantes, los de Gobierno suman 84, los independientes 66 y los opositores 22, sin sumar a Ángela Robledo, de Colombia Humana.

Esta definición de bandos políticos concluyó además con un duro rifirrafe en el Partido de la U, pues 25 votaron por la oficialidad mientras 16 querían ser independientes. En los cruces de señalamientos surgieron denuncias de ‘mermelada’, de “malos perdedores” y de “nostálgicos”.

Por eso, EL HERALDO habló con el líder del ala independentista, Armando Benedetti; el del ala gobiernista, José David Name; el alto consejero presidencial para la Política, Jaime Amín y el analista político Fernando Giraldo.

Las fuerzas del Legislativo

Pone de presente el politólogo Fernando Giraldo que “el Gobierno no tiene la mayoría pero ninguno de los tres bloques, gobiernistas, independientes y oposición, la tiene. En Senado, el Gobierno tiene 53 y la mayoría es de 55 y en la Cámara el Gobierno tiene 84 y la mayoría es de 87”.

Lo que se viene, para el consultor internacional, es “un juego de estrategias a partir de cada proyecto, cada control político, de dónde se ubica cada partido, y de cómo se conquista a cada congresista, pues los proyectos seguramente se probarán con pocos votos de diferencia, y la ‘mermelada’ tendrá que tarde o temprano salir a la superficie”.

Benedetti, de otra parte, advierte que “las fuerzas del Gobierno están muy débiles, porque no tiene una gran mayoría. Santos tuvo 89 en el Senado. Desde el Frente Nacional no había habido una mayoría tan pírrica como esa”.

El consejero presidencial, entre tanto, se declaró optimista de lo que le depara el Legislativo al Ejecutivo: “Esperamos que muchos de quienes se declararon en independencia puedan valorar los proyectos de la administración Duque y los apoyen con entusiasmo”.

Los proyectos del Gobierno

“La única responsabilidad que tenemos por ser parte del Gobierno es aprobar los proyectos que sean beneficiosos para el país. Y como lo he dicho públicamente la reforma tributaria no la voy a votar para subir el IVA a la canasta familiar, y nadie me puede obligar a eso. Pero por supuesto que si hay una bancada y se vota al interior y la votación es mayoritaria a favor de un proyecto del Gobierno, estamos todos obligados a votar por ese proyecto, incluidos los 16 que votaron por la independencia en La U”, explicó Name.

“Cuando usted es partido de gobierno tiene que votar todas las iniciativas del Gobierno, no puede decir ‘este sí y este no’, porque si fuera así, usted ha debido declararse independiente, que era lo lógico. A mí me preocupa el proyecto del IVA”, señaló Benedetti.

“El nuevo Estatuto de la Oposición es claro: quienes se declaren como bancada de Gobierno tienen que acompañar las iniciativas que el Gobierno presente a consideración en el parlamento. Requerimos elevar la categoría de la discusión de los asuntos públicos en Colombia, esa es la mayor de las exigencias ciudadanas aparte de los resultados objetivos de la lucha contra la corrupción”, indicó Amín.

“Las elecciones locales serán muy decisivas en términos de las coaliciones para unas leyes y otras no. Los independientes y la oposición no harán nada que los pueda perjudicar en elecciones, como apoyar los proyectos tributarios o si hay algunos de lo de la dosis personal, o las pensiones o la paz. Y lo otro es que el Gobierno tendrá una presión al interior del Centro Democrático y en algunos temas los sectores más ortodoxos presionarán para conquistar internamente prebendas”, dijo Giraldo.

El analista sostiene además que es probable que los independientes de La U, al estar obligados a votar por las iniciativas oficiales, recurran a trucos para no hacerlo: “Van a dejar de ir en fechas claves o votan en blanco o se abstienen. Ese comportamiento lo van a adoptar de manera informal y no abiertamente. Los liberales y Cambio de vez en cuando acompañarán al Gobierno y en otras no, y cuando quieran presionar, se van a unir a la oposición”.

En este sentido, uno de los proyectos bandera del gobierno Duque es el de la reforma tributaria para reactivar la economía, según han dicho. Sin embargo, el panorama para esta iniciativa no es claro en el Congreso. Cambio presentó su propia reforma, así que no se sabe si apoyarán al Gobierno o impulsarán la de ellos. En La U tampoco gusta mucho esta propuesta oficialista que propone gravar a estratos bajos a la par. Los conservadores se declararon del Gobierno y aunque los liberales son independientes, han dicho que apoyarán algunos proyectos del Ejecutivo. La oposición, lo más seguro, es que no respalden la medida, de acuerdo a las críticas que se han escuchado desde varias vertientes.

Por tratarse de un proyecto de ley estatutaria, se exige para su aprobación la mayoría absoluta de la mitad más uno, es decir, 55 votos en Senado y 87 en Cámara. Y como entraría a regir eventualmente en 2019 la medida, el Ejecutivo tiene pocos meses para darle trámite en ambas cámaras.

Otros temas que causarán gran debate en el Capitolio son los relacionados con la paz, pues, como se sabe, la coalición del expresidente Juan Manuel Santos en torno a la paz estuvo conformada por amplias mayorías de La U, Cambio, liberales, conservadores y hasta la oposición votaba sí a esta agenda.

Al respecto, el senador de La U, Roy Barreras, otro de los independentistas, escribió en Twitter: “Muchos coincidirán conmigo en que demoler la paz, volver a la lógica de guerra o a fumigar con glifosato o abandonar a víctimas es un crimen. Que La U acoja esas propuestas al volverse ‘partido de gobierno’, igual que el CD, sin ningún acuerdo sobre esos temas, obliga recordar a Fouché: ‘peor que un crimen es un error’. Les mando a electores de @partidodelaucol el proyecto del CD para acabar ley de víctimas. ¿Van a apoyar eso? Sería más que un crimen un error”.

Image


‘Mermelada’

Benedetti le dijo a este diario que hubo “una reunión formal el martes con la ministra del Interior y el miércoles hubo otra reunión con el consejero político que no tenía por qué darse: la ‘mermelada’ empezó a fraguarse con unos congresistas que fueron la semana pasada a hablar con el Gobierno. El lunes nadie creía que íbamos a ser Gobierno sino independientes y la prueba reina de que hubo ‘mermelada’ es que hay ausencia de un compromiso temático, un inventario de temas, han debido decir ‘nos vamos a unir por esto y tal’ pero no dijeron ni un solo tema”.

Afirmó el senador barranquillero que la ‘mermelada’ en este caso son puestos en entidades regionales, como el Icbf y el Sena, en Córdoba, Cesar y Atlántico.

“A un grupo de congresistas que estaban indecisos les dijeron que les iban a mantener la ‘mermelada’ que ya la tenían y a los nuevos se les abría la posibilidad. Es muy raro que se hayan reunido otra vez cuando ya se habían reunido formalmente un día antes”, dijo.

Y concluyó que votó por la independencia porque “no puede ser que hace seis meses nos dijeran ‘enmermelados’, que habíamos entregado el país al ‘castrochavismo’ y ahora estemos con ellos”.

Por su parte, Name, en diálogo con este medio dijo que “Benedetti es un mal perdedor, habló en varios medios y en ninguno pudo precisar a quién, dónde y cuándo se dio la tal ‘mermelada’, eso es un globo, lo único que le puedo decir es que no me he reunido con nadie del Gobierno al respecto, no fui a la reunión de la ministra ni con Amín”.

Agregó el senador barranquillero que “hubo una sola reunión con la ministra: el martes. Ese día yo estaba con el procurador en Barranquilla en un foro de Electricaribe, todos asistieron y lo único que hizo la ministra fue invitarnos a aprobar las reformas que se necesitan en el país y pidió que hiciéramos parte del Gobierno”.

Finalmente, indicó que votó por la oficialidad “porque mi movimiento político votó desde la consulta con Duque y creo que se necesitan transformaciones muy profundas en la política colombiana”.

Entre tanto, Amín le dijo a este periódico que no era cierto lo de la ‘mermelada’: “Los delirios nostálgicos de algunos deben aterrizar en una realidad: en este gobierno no habrá contraprestaciones ni dádivas. El presidente Duque se adelantó al clamor popular de la Consulta Anticorrupción y no solo presentó cinco proyectos de lucha contra ese flagelo, sino que, además, apoyándola como senador y luego como jefe del Estado, convocó una gran cumbre en Palacio con los promotores y todos los partidos políticos”.

Frente a las reuniones que menciona Benedetti, afirmó el consejero: “Como alto consejero político del señor presidente, y en ejercicio de estas competencias, he sostenido más de 115 reuniones en este primer mes con parlamentarios, partidos y organizaciones políticas para compartirles la ambiciosa agenda legislativa del nuevo gobierno, reuniones muchas de ellas en Palacio con presencia del presidente y la ministra del Interior. Esta administración no maneja dos lenguajes: el presidente no tiene dos discursos, uno por abajo y otro por arriba de la mesa. Habrá relaciones transparentes con el Legislativo, cada loro en su estaca haciendo su trabajo”.

¿Escisión en La U, reunificación liberal?

Benedetti plantea la posibilidad de una escisión en La U: “Lo que hemos planteado es la escisión, que está enunciada en la ley pero se debe reglamentar, y una posibilidad es que los gobiernistas se vayan para el Centro Democrático”.

Pero Name señala que quienes deben irse del partido son los independientes: “Para que se acabe el partido se tiene que someter eso a votación y hacer unos trámites legales. Al día de hoy, como se ve, ni Benedetti ni Roy Barreras cuentan con los votos al interior del partido para acabarlo, así que si ellos van a tonar una decisión será una decisión personal, se irán del partido y vendrán otros nuevos senadores en reemplazo de ellos”.

Amín, por su parte, manifestó que “el Gobierno se declara respetuoso de las deliberaciones internas de los partidos políticos y agradece el respaldo que han ofrecido”.

La escisión de un partido está prevista en la Ley 1475 de 2011, que dice que cada colectividad debe reglamentar el modo de llegar a ella, pero en los estatutos de La U solo dice que el partido se podrá disolver o fusionar con otros partidos a través de un acto legal, de común acuerdo entre la mayoría absoluta y por decisión judicial o administrativa.

Además, Benedetti invoca la reunificación liberal como una eventual salida: “Con todo lo que pasó en La U, las posiciones de Cambio Radical y lo que pasó en el Partido Liberal, se está hablando de una reunificación liberal, o al menos se están dando las condiciones para que si exista, igual todos somos liberales, y quizá para las próximas elecciones regionales o de Congreso o presidente podríamos llegar con una opción de centro con esta polarización que hay”.

Cambio Radical se originó en 1998, cuando un grupo de exgalanistas se separaron del Partido Liberal. En 2002, apoyó la candidatura de Álvaro Uribe y posteriormente Germán Vargas Lleras, mano derecha de Galán, asumió la jefatura. Y La U se formó en 2005, también con liberales y militantes de Cambio, para impulsar la reelección de Uribe, y uno de sus líderes fue el originalmente liberal Juan Manuel Santos.

Por eso se habla de la reunificación liberal e incluso se especula sobre una posible reunión al respecto la semana entrante con los rebeldes de La U, Cambio y los liberales.

Fuente: https://www.elheraldo.co/politica/la-era-duque-lleva-al-congreso-un-novedoso-juego-de-estrategias-539866
¡El riesgo es que te quieras quedar!
¡Lo sé, porque me quedé!

Retourner vers « Discussions générales/Discusiones generales »

Qui est en ligne

Utilisateurs parcourant ce forum : Aucun utilisateur enregistré et 2 invités